En paz Sánchez y Holmes

El 'quarterback' y el 'wide receiver' liman las asperezas que perjudicaron a los Jets

En paz Sánchez y Holmes
El mariscal de campo Mark Sánchez firmó la semana pasada una extensión contractual por tres temporadas con los Jets.
Foto: AP / Lynne Sladky

NUEVA YORK – Mark Sánchez y Santonio Holmes dejaron atrás su distanciamiento.

¿Mejores amigos? Bueno, quizá aún no del todo. Pero el quarterback de los Jets de Nueva York y el wide receiver han limado las asperezas que ayudaron a descarrilar la temporada del equipo.

“Sé que puede funcionar entre nosotros”, dijo Sánchez la noche del jueves antes de ser homenajeado por la Randall’s Island Sports Foundation en una fiesta de gala en su Fielding Dreams NYC, en Manhattan. “No es una cuestión de ‘ojalá que’; es un asunto de ‘cuándo’, y eso es ahora. Y estoy muy contento por ello”.

Sánchez dijo que él y Holmes tuvieron un “encuentro productivo” en Orlando hace unas semanas y que sus problemas parecen “historia antigua”. Los dos formaron parte de un tenso distanciamiento en los vestidores que subrayó una decepcionante temporada con foja de 8-8 en la cual los Jets no lograron llegar a los playoffs y dejaron a muchos preguntándose si ese par sería capaz de convivir.

“No quiero hablar por Santonio, pero sé que yo rendí menos de lo esperado”, dijo Sánchez. “Pienso que hubo algunas cosas que pude haber manejado mejor con nuestra comunicación”.

“Después de la temporada hemos estado en constante comunicación. Fue algo de lo que simplemente como que sonreímos. Cuando lo vi por primera vez, comenté , ‘hombre, esta cosa realmente asumió vida propia’. El dijo: ‘Me lo dices a mí. Tuve a gente, a familiares diciéndome ‘¿Qué pasa con tu muchacho? ¿Qué ya no se agradan?’ No, no es así. Así, estalló más de lo que debía”.

El período después de la temporada ha sido turbulento para Sánchez, quien la semana pasada firmó una extensión contractual de tres años a pesar de que muchos aficionados -y compañeros de equipo anónimos- pedían que los Jets buscaran los servicios de Peyton Manning.

“No me molestó”, insistió Sánchez.

Fue criticado por no mostrar más mejoría en su tercera campaña, y prefirió quedarse callado mientras algunos aficionados y medios de comunicación aumentaban las críticas durante el receso después de la temporada.

“Sigo pensando que no importa lo que diga uno. Si regreso para tratar de defenderme o no, no importa, a menos que uno gane juegos”, subrayó.