Milan presto a frustrar una final de ensueño

NYON, Suiza – El Barcelona y el Real Madrid quedaron separados en el sorteo efectuado ayer para los cuartos de final y semifinales de la Liga de Campeones, aunque el campeón defensor tiene que vencer primero al Milan antes que los gigantes españoles sueñen con la posibilidad de una final de campanillas.

El Barsa visitará en el partido de ida al siete veces campeón Milan, en un choque de cuartos de final que reúne a dos potencias europeas que ya se enfrentaron en la fase de grupos.

“Somos los campeones de Europa y para volver a serlo tenemos que eliminar a los mejores, y el Milan es uno de ellos”, expresó el técnico del Barcelona, Pep Guardiola.

El Real Madrid, nueve veces campeón, recibió el resultado más favorable del sorteo – al enfrentar al APOEL de Chipre, la Cenicienta del torneo.

El Chelsea se medirá como visitante con el Benfica en el duelo de ida por los cuartos de final, y el Marsella recibirá en su campo al Bayern Munich, sede de la final el 19 de mayo.

Los partidos de ida serán disputados el 27 y 28 de marzo, y los de vuelta el 3 y 4 de abril.

En el sorteo subsecuente de semifinales, el Marsella o el Bayern Munich enfrentará al APOEL o al Real Madrid; y el Benfica o el Chelsea se toparán con el Milan o el Barcelona. Los partidos de ida de las semifinales se jugarán el 17 y 18 de abril y los de vuelta el 24 y 25 del mismo mes.

El Barcelona enfrentó al Milan en la fase de grupos, empatando 2-2 en casa antes de ganar 3-2 en un enfrentamiento de alto nivel en San Siro.

“Es una ventaja psicológica”, dijo Amador Bernabéu, representante del Barcelona ante la UEFA, anticipando otro duelo con el sueco Zlatan Ibrahimovic, actual delantero del Milan y ex jugador del Barcelona. “Pero enfrentar a Ibra es otra cosa. Siempre le guardamos respeto”.

El técnico del Milan, Massimiliano Allegri, señaló que su plantel enfrentará “al mejor equipo del mundo”.

“Pero podemos salir airosos, ya que mejoramos desde la última vez que los enfrentamos, cuando jugamos un buen partido defensivo en Barcelona y otro partido igual de bueno en la vuelta, aunque hayamos perdido en casa”, expresó Allegri.

Madrid tiene posiblemente la mayor razón para sentirse contento -evitar el drama de un duelo con el Barcelona o enfrentar una reunión de su entrenador José Mourinho con el Chelsea, su ex equipo.

“Estamos contentos de evitarlos, es verdad, pero no significa que estamos en las semifinales”, dijo el dirigente del Madrid, Emilio Butragueño.

“APOEL es la gran sorpresa. Tienen todo nuestro respeto”.