Santos admite error en muerte de militares

Santos admite error en muerte de militares
El presidente, Juan Manuel Santos (i), y su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón (2-i) saludan a las autoridades militares y policías locales en Arauca.
Foto: JAVIER CASELLA / EFE

Bogotá/EFE – El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reconoció ayer que un error militar le costó la vida a once militares el sábado en una emboscada de las FARC en el departamento de Arauca (este) y aseguró que esa guerrilla le miente a la comunidad internacional sobre la liberación de diez rehenes.

“La falta de rigor, la falta de seguir con los procedimientos al pie de la letra le dio una oportunidad al enemigo y esa oportunidad fue lo que desencadenó este triste resultado”, dijo Santos a periodistas al referirse a la muerte de un suboficial y diez soldados en Arauca, en la frontera con Venezuela, a el mandatario viajó junto a la cúpula militar a fin de analizar la situación.

El sábado, según el Ejército colombiano, la compañía “Drigelio Almarales”, del décimo frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), mató a los once militares, pertenecientes al Batallón Energético Vial No. 16 y que realizaban tareas de registro y control en Tres Cruces, municipalidad de Arauquita.

Santos, que viajó a la zona y encabezó un consejo de seguridad, señaló que entre los errores que hubo está el hecho de que el pelotón durmió “cerca de cinco noches” en el mismo sitio, cuando los protocolos de seguridad no lo recomiendan.

Pese al “revés”, dijo el mandatario, la situación “deja unas lecciones de las cuales vamos a aprender para no cometer errores hacia el futuro”.

El gobernante reiteró que “con reveses como éste” no van “a bajar un minuto la guardia” y anunció que la fuerza pública contará, a partir de la próxima semana, con nuevos equipos de tecnología.

“El nuevo plan de guerra, que se está poniendo en marcha, está comenzando a dar resultados en muchos frentes. Aquí en Arauca no ha comenzado a dar los resultados totales porque falta personal que debe llegar en las próximas semanas”, indicó.

Antes, el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, había reconocido que en el hecho hubo “un error táctico; un mal empleo del terreno”.

Santos, además de condenar el ataque, ofreció recompensas hasta de 1,9 millones dólares por cuatro jefes de las FARC señalados de ser los presuntos responsables de la emboscada- alias “Efrén”, jefe del décimo frente de las FARC, así como alias “Rafael”, “El boyaco” y “Robinson”.