Estrenan “Cristiada” cerca de El Vaticano

La producción ha sido catalogada como la película más cara del cine mexicano

García y  Longoria forman parte del elenco de la cinta que está basada en el conflicto llamado 'Guerra Cristera de México'.
García y Longoria forman parte del elenco de la cinta que está basada en el conflicto llamado 'Guerra Cristera de México'.
Foto: ap

Ciudad del Vaticano/Notimex – La película “Cristiada”, que relata la historia del conflicto religioso mexicano verificado entre 1926 y 1929, tendrá su preestreno mundial hoy a unos pasos de la Plaza de San Pedro del Vaticano.

La cinta, dirigida por Dean Wright y escrita por Michael James Love, es protagonizada por Catalina Sandino, Andy García, Eva Longoria, Oscar Isaac, Peter O’Toole y Bruce Greenwood. El productor es Pablo José Barroso.

Completan el reparto los actores mexicanos Karime Lozano, Eduardo Verástegui y Raúl Méndez, así como el chileno Santiago Cabrera; apoyados por más de 200 extras que ejemplificaron la vida de los cristeros y pobladores michoacanos.

Los organizadores de la proyección informaron que la misma, reservada a un número limitado de asistentes, tendrá lugar en el Aula Minor del Instituto Patrístico Agustinianum, uno de los centros de educación superior adscritos a la Santa Sede.

Una parte de los escenarios de la producción correspondieron al municipio de Cuetzalan, ubicado en la sierra Norte del céntrico estado mexicano de Puebla, los cuales fueron ambientados para dar vida a otro pueblo de México: Sahuayo en Michoacán.

Además se grabó en locaciones de Zacatecas, Durango, San Luis Potosí, Tlaxcala y la Ciudad de México. Según las compañías Corazón Film y New Land Films, con un presupuesto de 110 millones de pesos, “Cristiada” es la película más cara del cine mexicano.

“La Guerra Cristera en México consistió en un conflicto armado que se prolongó desde 1926 a 1929, entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y milicias de católicos que resintieron la aplicación de legislación y políticas públicas orientadas a restringir la autonomía de la Iglesia”, indicó la reseña del filme.

Agregó que la Constitución mexicana de 1917 establecía una política que, lejos de separar al Estado de la Iglesia le negaba a ésta su personalidad jurídica y la subordinaba a controles por parte del gobierno. Además privaba a las iglesias poseer bienes raíces, desconocía derechos básicos de los así llamados “ministros del culto” e impedía las ceremonias religiosas fuera de los templos, estableció.

“Tras un período de resistencia pacífica algunas escaramuzas tuvieron lugar en 1926. Las rebeliones formales iniciaron el 1 de enero de 1927 en el centro y occidente del país. Estos rebeldes fueron conocidos como cristeros ya que peleaban bajo el lema: Viva Cristo Rey”, apuntó.