Cerrarán clínicas donde ‘curaban’ homosexualidad

Quito – La nueva ministra de Salud en funciones de Ecuador, Carina Vance, ha anunciado el inicio de una campaña para cerrar las clínicas que dicen “curar” la homosexualidad en su país por violaciones a los derechos humanos.

Estas clínicas, cuyo número se desconoce, se esconden tras centros para el tratamiento de drogadictos, alcohólicos y personas con trastornos mentales.

Hasta ahora, el Gobierno había cerrado algunas de ellas de forma temporal por infracciones menores, pero ahora buscará su clausura definitiva por violaciones a los derechos humanos, dijo Vance, que es la primera ministra de Salud Pública de Ecuador que reconoce abiertamente que es lesbiana.

“El tema de hacinamiento, por ejemplo, uno puede poner una multa, cerrar la clínica, pero el dueño o dueña de la clínica tendrá formas de solucionar eso (…) entonces pueden abrir, pero si estamos clausurando un centro por violación de derechos humanos la idea es que no vuelva abrir, porque ha realizado algo que va en contra de la Constitución”, destacó.

Vance recordó que la Constitución ecuatoriana reconoce los derechos de los homosexuales, por lo que una persona no puede ser internada por su orientación sexual.

Sin embargo, advirtió de que el Ministerio ha recibido denuncias de “torturas” supuestamente practicadas en algunos de estos centros, que “no se limitan sólo a las personas homosexuales o transexuales, sino a todos y a todas los que ingresan”. Vance enfatizó que para combatir la discriminación se requiere de “un trabajo integral”