La ONU rechaza atentados en ciudades sirias

Naciones Unidas/EFE – El Consejo de Seguridad de la ONU condenó ayer a instancias de Rusia los atentados perpetrados la pasada semana en Damasco y Alepo, dirigidos contra las fuerzas de seguridad sirias y que causaron decenas de muertos.

Los miembros del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas condenaron “en los términos más enérgicos” esos ataques en un comunicado que puso Moscú sobre la mesa el lunes y que, tras varias enmiendas, obtuvo finalmente el visto bueno de los quince.

“Realizamos algunas enmiendas al borrador original presentado por Rusia. Todos los miembros aprobamos las modificaciones y pudimos emitir el comunicado”, explicó ante la prensa el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador británico Mark Lyall Grant.

El comunicado condena los atentados ocurridos en Damasco los pasados 17 y 19 de marzo, así como el que vivió la ciudad de Alepo el 18 de marzo, y en él los miembros del Consejo transmiten su “hondo pesar” y “sinceras condolencias” a las víctimas de estos “infames actos” y sus familias.

Los miembros del Consejo, evitaron transmitir su pésame al Gobierno sirio, algo que ocurre normalmente cuando emiten comunicados de condena a actos de terrorismo, mientras que mostraron de nuevo su rechazo a “cualquier acto de terrorismo” que se perpetre en cualquier parte del mundo.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, aseguró ante la prensa que el texto de condena a esos atentados se podía haber aprobado el martes, pero que la presidencia del Consejo -que en marzo ocupa Reino Unido-, decidió esperar a recibir instrucciones de su Gobierno al respecto, lo que retrasó hasta hoy su adopción.

Los miembros del Consejo emitieron este comunicado después de aprobar una declaración presidencial en la que de forma unánime expresaron su respaldo a la mediación del enviado especial del organismo y de la Liga Árabe. Con esta aprobación, el Consejo de Seguridad cumple la petición que el exsecretario general de la ONU le realizó la semana pasada y en la que pidió que hablaran con “una voz única” y unidos, además del pleno respaldo a su labor mediadora.

Esa declaración fue vista como un paso adelante para lograr unidad en el Consejo ante la crisis siria, después de que Rusia y China hayan bloqueado ya dos proyectos de resolución de condena a Damasco.