Mitt Romney recibe el apoyo de Jeb Bush

Washington/EFE – El precandidato presidencial republicano Mitt Romney, cuyas aspiraciones han quedado reforzadas tras su triunfo en las primarias de Illinois, recibió ayer el importante apoyo de Jeb Bush en su lucha por cerrar la nominación.

El exgobernador de Florida y hermano del expresidente George W Bush expresó ayer su apoyo a Romney, el favorito para conseguir la candidatura del Partido Republicano en las elecciones presidenciales el próximo noviembre.

Después de que ya 34 estados han celebrado sus primarias o “caucus”, “ha llegado el momento de que los republicanos se unan tras el gobernador Romney y lleven nuestro mensaje de conservadurismo fiscal y creación de empleo a todos los votantes”, indicó Bush en un comunicado.

“Apoyo a Mitt Romney para la nominación de nuestro partido. Encaramos enormes desafíos y necesitamos a un líder que entienda la economía, reconozca que la respuesta no está en una mayor regulación por parte del Gobierno, crea en el capitalismo empresarial y trabaje para asegurarse de que todos los estadounidenses tienen la oportunidad de tener éxito”, agregó.

Siendo uno de los “pesos pesados” del Partido Republicano, el apoyo de Bush es significativo por cuanto supone que las altas esferas de esta formación política parecen dispuestas a cerrar filas en torno al exgobernador de Massachusetts en un proceso de primarias que se alarga más de lo que hubieran querido.

Es llamativo también en cuanto a que ambos políticos mantienen posiciones distintas sobre inmigración, un área en la que Romney ha querido mostrar una gran dureza y aboga por medidas que faciliten la “autodeportación” de los indocumentados.

Igualmente, el anuncio del apoyo parece poner fin, al menos de momento, a las conjeturas sobre que Bush optara por saltar al ruedo electoral en el último momento, una posibilidad que algunos habían apuntado ante la dilatación del proceso de primarias y, sobre todo, la falta de entusiasmo entre las bases del partido en torno a los aspirantes en liza.

Para Romney, el respaldo de Bush le sirve para apoyar su argumento de que ya ha logrado la suficiente ventaja en el proceso de primarias como para que el resto de los aspirantes carezcan de posibilidades y deban retirarse.

En un correo a sus seguidores, el exgobernador destacó que la victoria “significa que estamos mucho más cerca de conseguir la nominación, unir nuestro partido y enfrentarnos al presidente (Barack) Obama”.

Sin embargo, Mitt Romney recibió ayer un revés cuando uno de sus asesores, Eric Fehrnstrom, comparó las posiciones del aspirante con una pizarra magnética infantil, “puedes borrarlas con un movimiento y volver a empezar de cero”.