Esfera mágica para conquistar el mundo

El inventor Héctor Fabián explica cómo hizo la compleja máquina rompecabezas
Esfera mágica para conquistar el mundo
Héctor Fabián Ayala muestra las dos medallas de oro y dos pergaminos que ganó en la feria de inventos INPEX en Pensilvania.
Foto: José Acosta / EDLP

Queens – El ecuatoriano Héctor Fabián Ayala podría pronto convertirse en el Erno Rubik latino, el hungaro inventor del famoso Cubo Mágico.

Con la creación de su Esfera Fayac, un rompecabezas tridimensional que combina colores y disposición de imanes, Fabían, de 51 años, podría estar a punto de popularizar el complicado pero entretenido artefacto.

El juguete fue ganador de dos medallas de oro en los renglones de Educación y Juegos & Juguetes, en la Exposición de Nuevos Productos e Inventos, INPEX, una de las ferias de inventos más importantes del mundo, que este año ocurrió en junio en Pittsburgh, Pensilvania.

En la INPEX participaron más de 1,100 expositores en 40 temáticas diferentes, y el rompecabezas de Ayala fue seleccionado entre los 37 mejores proyectos.

Ayala, quien vive en Carchi, Ecuador, pero pasa parte del año en Queens, dijo que le llevó 10 años de investigación y de pruebas la creación de la Esfera Fayac, y reveló que la idea surgió de los llamados sólidos platónicos, que son figuras geométricas de poliedros regulares, de las cuales tuvo conocimiento cuando cursaba la carrera de Arquitectura en la Universidad Central de Ecuador.

“Son sólo cinco en el universo, y estas figuras geométricas las estudió Platón y otros pensadores y matemáticos, como Kepler, Leonardo da Vinci, Luca Pacioli, y Fibonacci”, dijo Ayala.

Ayala combinó sus conocimientos matemáticos y su gusto por la geometría para crear un objeto tanto didáctico como entretenido, dividido en tres modelos: el Junior, de 33 piezas; el Intermedio, de 55 piezas; y el Profesional, de 144 piezas. Pese a su aparente simplicidad, el modelo más fácil tiene más de un millón de combinaciones pero sólo una puede armarlo.

“El rompecabezas va desde lo más sencillo, que es la parte céntrica, hasta lo más complicado, que es la parte externa”, explicó Ayala. “El truco está en que no es sólo lograr que las piezas encajen en un espacio determinado, sino en que encajen en la disposición de imanes que cada pieza tiene, de modo que no se repelan”, señaló.

El proceso de armado de la Esfera de Fayac es tan complejo que se debe seguir una progresión matemática única, sin la cual las piezas simplemente no encajan. Así, este rompecabezas se convierte no sólo en un reto de habilidad motriz, sino que desafía al usuario a un nivel intelectual que requerirá toda su concentración.

El inventor dijo que para facilitar el armado del rompecabezas, un porcentaje de la parte externa lleva colores, basados en la teoría del color, donde los colores primarios y secundarios, que son opuestos, se atraen, como sucede con los imanes.

En la actualidad, Ayala dijo que está en negociaciones con una empresa coreana interesada en producir y vender masivamente su rompecabezas tridimensional, por lo que no descarta que en los próximos meses la Esfera Fayac aparezca en las jugueterías de todo el mundo.