Dan de baja a otros 32 guerrilleros

Bogotá/EFE – Un operativo de las fuerzas de seguridad colombianas dejó ayer al menos 32 miembros de las FARC muertos y cuatro más capturados, en el segundo golpe militar más fuerte para la guerrilla después de que el pasado miércoles fallecieran otros 33 en combates.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció este resultado antes de reunirse con la cúpula militar y administrativa local en un consejo de seguridad en la base de Apiay, en el céntrico departamento del Meta, donde se desarrolla todavía la operación.

Precisamente en este departamento, cuya capital es Villavicencio, está previsto que la semana próxima las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a los diez militares y policías que restan en su poder.

“Esta mañana, a eso de las 03.30 de la mañana se inició una operación aquí en el departamento del Meta, en el municipio de Vistahermosa en la vereda de El Silencio”, detalló el mandatario.

Se trata, según dijo, de “una operación que dio muy buenos resultados hasta ahora, porque la operación continúa, van 32 miembros de las FARC dados de baja y 4 capturados”.

Santos celebró el saldo provisional de este operativo, que como recordó “se suma a la operación que se hizo en Arauca la semana pasada”, en la que unidades de aire y tierra de las Fuerzas Militares mataron a 33 guerrilleros en Arauca, departamento petrolero de la frontera colombo-venezolana.

El operativo, bautizado como “Espada y honor”, tuvo lugar en el límite entre los municipios de Vistahermosa y La Macarena, hacia donde se dirige el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.