En Sunset Park limpian para parquear a gusto

La medida también es válida es áreas de Greenwood Heights y Windsor Terrace
En Sunset Park limpian para parquear a gusto
En Sunset Park, una zona comercial, es difícil encontrar puesto de parqueo.
Foto: Humberto arellano / edlp

Brooklyn – A partir de esta semana, los residentes de Sunset Park no tendrán que mover sus autos para evitar una multa por bloquear el paso de barredores y recolectores de basura.

Tras una larga batalla, la Ciudad decidió reducir de dos a un día el aseo de las avenidas, y con esto disminuir las veces que los choferes deben correr a mover sus carros.

Por más de 30 años los vecinos del área habían tratado de cambiar las reglas de parqueo alterno. Para convencer a la Ciudad, mejoraron el aseo de sus calles.

Según Jeremy Lauffer, gerente de la Junta Comunitaria 7, los residentes del área han colaborado no sólo en organizar la basura según las reglas del Departamento de Sanidad (DOS) para facilitar su recolección, sino “manteniendo las calles limpias de desperdicios. “Un 90% de limpieza es el récord que ahora nos permitirá mover menos nuestros autos cada semana”, expresó.

Residentes de la zona celebraron la decisión. A Luis García, residente de Sunset Park por más de 18 años, le ha tocado dormir en su auto cuando no consigue un puesto de estacionamiento en su cuadra.

“Es una pesadilla, porque no hay suficiente espacio para parquear tantos carros, y aquí hay vecinos que tienen hasta tres carros”, explica.

Por eso, este dominicano celebra la medida

La peluquera dominicana Beatriz ve con buenos ojos la medida. “Era muy incómodo tener que pedir permiso a mis clientes para mover mi auto y luego dar mil vueltas para conseguir puestos”, recuerda.

El comerciante mexicano Manuel López, quien tiene una bodega en la Quinta Avenida, cree que es positivo, sin embargo teme que la suspensión de las reglas de estacionamiento o la designación de sólo un día de limpieza pueda hacer que mucha gente de otros vecindarios deje sus vehículos en el área. “Aquí vienen muchos a tomar el tren y si no hay la presión por mover sus autos, ellos los dejarán toda la semana; eso hará que haya menos espacios para parquear y eso ya es un problema aquí”.

Jeremy Lauffer resta importancia a esos temores. “Esta ha sido una lucha de años y si mucha más gente viene al vecindario será mejor para los comerciantes de la zona, porque venderán más”. El cambio también afectará los vecindarios de Greenwood Heights y Windsor Terrace.