Protestan por muerte de joven desarmado

Protestan por muerte de joven desarmado
Al igual que en diferentes ciudades de la nación, ayer se realizó una vigilia en el centro de Los Angeles, California, en protesta por la muerte de Trayvon Martin.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

MIAMI/EFE – Cientos de personas se manifestaron ayer en Sanford (Florida) por la muerte de un adolescente afroamericano a manos de un vigilante voluntario, mientras líderes afroamericanos de derechos civiles reclamaron justicia en el Ayuntamiento de la ciudad.

La protesta estuvo liderada por los padres de Trayvon Martin, el adolescente muerto, Sybrina Fulton y Tracy Martin, y los reverendos Jesse Jackson y Al Sharpton, quienes marcharon desde el Centennial Park hasta el centro cívico de Sanford donde está la Alcaldía.

En el Ayuntamiento, Sharpton dijo que, de no hacerse nada en el caso de Martin, la ciudad corría el riesgo de ser reputada como un lugar donde los derechos civiles de las personas afroamericanas eran “pisoteados”.

“Corren el riesgo de convertirse en la Birmingham y Selma del siglo XXI”, dijo en referencia a esas ciudades del sur de EE.UU. que se transformaron en símbolos del racismo durante las manifestaciones por los derechos civiles en la década de 60.

Jackson manifestó que “si un vigilante negro hubiera disparado a un menor blanco, estaría en la cárcel en este momento y tal vez debería estar”.

Por su parte, el padre de Martin aclaró que “no estamos pidiendo ojo por ojo. Estamos pidiendo justicia, justicia”, mientras que la madre expresó que “como padres, uno desea algunas respuestas”. Muchos de los manifestantes se vistieron con suéteres con capuchas en honor a Martin, quien utilizaba esa prenda cuando recibió un disparo el 26 de febrero de George Zimmerman, un hombre que vigilaba de manera voluntaria la comunidad donde ocurrió el suceso en el centro de Florida y que tenía permiso para portar armas.

El hombre, un estadounidense-peruano de 28 años, arguyó que disparó contra el menor, que estaba desarmado, en defensa propia.

“¿Qué queremos que se haga?- Justicia”, gritaban los manifestantes.

Algunos de ellos dijeron que decidieron participar en la protesta y acudir al ayuntamiento, donde se analizó el caso, para saber por qué las autoridades no habían arrestado a Zimmerman.

“Quiero ver que se haga justicia con Trayvon”, dijo Dan Perry, que viajó desde West Palm Beach, al norte de Miami, y que “encierren a Zimmerman”.

El vigilante permanece en libertad amparado por la ley “Stand Your Ground” (“Defiende tu posición”), que concede a las personas libertad para recurrir al uso de la fuerza para defenderse.

Esto ha enfurecido a muchos estadounidenses, en especial a la comunidad afroamericana de EE.UU. que ha realizado desde la semana pasada varias manifestaciones en diversas ciudades del país reclamando justicia.

“La muerte de Trayvon Martin ha puesto el dedo en la llaga”, dijo el reverendo Jackson en la protesta.

Sharpton pidió- “Hagan lo correcto, hagan lo correcto. Arresten a (George) Zimmerman”.

Allegados de Zimmerman aseguraron que Martin le golpeó en la nariz y se hizo un corte en la cabeza antes de disparar contra el menor.

Antes de que comenzara la manifestación, se escuchó el famoso discurso “Yo tengo un sueño” del líder de los derechos civiles asesinado, Martin Luther King Jr., a través del parlante de un vehículo de uno de los manifestantes.