Asientos que salvan pequeñas vidas

Asientos que salvan pequeñas vidas
Dan Barga, técnico especialista en instalación de asientos para niños del Instituto Dorel, da indicaciones a Marie Phillips para acomodar a su hija Anya en su vehículo.
Foto: fotos AP

Nueva York – En lo primero que uno piensa cuando se espera un bebé es pañales, la cuna, la ropa, los juguetes, la decoración del cuarto, pero y ¿el asiento para su auto?

Las frías estadísticas revelan que en Estados Unidos, los accidentes de automóvil son la principal causa de lesiones no intencionales y de fallecimientos entre los niños menores de ocho años.

Las leyes del estado de Nueva York exigen que todo niño menor de cuatro años que viaje en un automóvil, lo haga en un asiento para niño como pasajero aprobado por el gobierno federal.

El Departamento Nacional de Tráfico y Seguridad recomienda que niños menores de 13 años viajen en la parte trasera de un vehículo, el 38% de quienes lo hacen son menos propensos a sufrir algún tipo de lesión durante un accidente.

En cambio, los niños entre cuatro y seis años deben viajar abrochados en un sistema de retención para niños (child restraint system) adecuado para su altura y su peso.

es el asiento de seguridad para bebés que se instala en la silla trasera y mirando hacia atrás. Un dispositivo diseñado para los infantes desde el nacimiento hasta que pesen entre 22 y 30 libras, dependiendo del modelo del vehículo.

los asientos convertibles, que pueden ser usados mirando hacia atrás, y luego ‘convertidos’ en asientos que miran hacia el frente, para que los usen los niños que ya empiezan a caminar.

, los asientos que sólo miran hacia el frente, diseñados para pequeños que pesan entre 40 y 80 libras, dependiendo del modelo del automóvil.

los asientos elevados ‘booster’, que se deben usar para los niños que ya han sobrepasado los límites de altura y de peso indicados para los asientos que sólo miran hacia el frente.

Un niño debe utilizar los asientos elevados (‘booster’) hasta que un cinturón de seguridad normal se ajuste a su cuerpo correctamente, lo que ocurre aproximadamente cuando el menor tiene una altura de unos cuatro pies y nueve pulgadas, y una edad entre los 8 y los 12 años o un peso de 100 libras.

El cinturón o correa desde la espalda debe cruzarle el cuerpo por la mitad del pecho y la mitad de los hombros y no pasar por el cuello o la garganta. El cinturón del regazo debe pasarle a lo largo de la parte superior de los muslos, y no por el estómago.

El sitio del vehículo en el que se coloca el asiento de seguridad de los niños también puede ser crucial. El sitio más seguro es el asiento trasero. Los investigadores consideran que esa ubicación reduce considerablemente las posibilidades de lesiones o muerte.

El uso correcto del asiento de seguridad reduce el riesgo de muerte de pasajeros en automóviles cuando son niños en un 71% y un 54% cuando son bebés.

Los accidentes de tránsito son las causas principales de muertes y lesiones entre jóvenes de 0 a 14 años en el estado de Nueva York.

En la mayoría de los condados existen estaciones de revisión técnica de los asientos de seguridad. Cuando usted adquiera un vehículo nuevo y necesite un asiento para su carro, no dude en solicitar ayuda de los expertos. Existen varias agencias donde puede llamar y hacer reservaciones para llevar el asiento o el ‘booster’ y aprender con los expertos cómo colocar el asiento dentro de su auto.