Bloomberg quiere que todos paguemos más impuestos

Al Alcalde de Nueva York le hacen cosquillas cada vez que se le menciona la propuesta de aumentar los impuestos sólo a los más ricos

Nueva York, 29 de marzo – El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, calificó hoy como una “broma” creer que elevar los impuestos a los más ricos solucionará los problemas fiscales de Estados Unidos, por lo que pidió aumentos tributarios para todos los ciudadanos.

“Si elevas los impuestos a los más ricos recaudarás unos $1,000 millones al año”, dijo el edil en una conferencia organizada por el diario The Wall Street Journal, en la que subrayó que el déficit presupuestario estadounidense “va a aumentar hasta $1.2 billones este año, así que es una broma decir que gravar más a los más ricos va a resolver el problema”.

En esa cita, bajo el nombre “Romper el punto muerto del presupuesto federal”, participaron también el demócrata Erskine Bowles y el republicano Alan Simpson, líderes de la comisión fiscal bipartidista creada en 2010 por la Administración de Barack Obama para proponer vías con las que reducir el déficit del país.

El déficit presupuestario de Estados Unidos -que se espera que en 2012 sea equivalente al 7 % del producto interior bruto (PIB)- aumentó en $232,000 millones en febrero pasado, por lo que el Gobierno federal estima que un año más ese dato supere el billón de dólares, según anunció el Departamento del Tesoro este mes.

Bloomberg añadió que el Presidente estadounidense tiene ahora “el poder” de “levantarse y decir que se eleven los impuestos para todos”, no sólo a los más ricos.

El alcalde neoyorquino publicó precisamente hoy un editorial en The Wall Street Journal en el que reitera que subir los impuestos a las rentas más altas “es una estrategia política, pero no económica” y en el que acusa a Obama de haber adoptado el “populismo económico” de Ocupa Wall Street.

En su escrito, el multimillonario mandatario estadounidense apoya la propuesta que realizó en 2010 la comisión fiscal bipartidista que lideran Simpson y Bowles, en la que se planteaba una reducción del déficit de $4 billones en diez años, pero que no logró salir adelante.

Por su parte Simpson alertó en ese encuentro del “caos” que vivirá Estados Unidos a finales de este año debido al nuevo debate que generará el fin en diciembre de los recortes de impuestos aprobados por la Administración de George W. Bush.

El exsenador republicano dijo que los mercados “van a ser los que tomen el mando” cuando vean que el país “no puede funcionar porque está atrapado en el partidismo”, al tiempo que advirtió de que las tasas de interés subirán y “las personas normales serán las que resulten más afectadas”.

“Puede pasar rápido, -Erksine (Bowles) dice que en dos años-, yo digo que antes, pero (los mercados) van a tirar de la cadena, olvídate de las agencias de calificación y todo eso”, advirtió Simpson.

La Casa Blanca ha propuesto el fin de los recortes tributarios aprobados por la Administración de George W. Bush a los ingresos superiores al cuarto de millón de dólares anuales, que pasarían a pagar alrededor del 30 % en impuestos.

Pero este intento de subir la presión fiscal sobre los más adinerados es duramente criticado por el Partido Republicano, que se ha enrocado en su mayoría en la Cámara de Representantes para evitar cualquier intento de gravar a las rentas altas.

Las discusiones entre los dos grandes partidos de EE.UU. llevaron al país al borde de la suspensión de pagos en agosto pasado por el debate para aumentar el techo de deuda, lo que ocasionó que la agencia Standard & Poor’s rebajara la máxima calificación de su deuda soberana por primera vez en la historia.