Cira ÁngelesPresidenta y Copropietaria LA Riverside Brokerage

Por la seguridad con la cual se maneja esta elegante mujer, es imposible no suponer que se trata de una empresaria exitosa.

“Empecé en la empresa familiar por asociación y me quede por obligación”, dice Ángeles para relatar sus inicios en LA Riverside Brokerage, una de las más grandes compañías en la industria de taxis en la ciudad de Nueva York, la cual lleva dirigiendo por mas de 18 años.

Luego del fallecimiento de su padre, Ángeles tomó las riendas de la empresa, en la que el 70% de los empleados son de origen hispano.

“Mi rol en la empresa no ha sido solo el de dirigir, también ha sido el de educar, ya que siento ser una embajadora de este grupo de hombres y mujeres trabajadores, que con respeto represento”, explica Angeles quien se graduó de ingeniería industrial en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, de la Republica Dominicana.

“La meta de nuestra empresa es elevar la calidad de vida del taxista, eliminar los estereotipos y luchar por sus derechos mediante la instrucción, siempre bajo las normativas legales”, asegura la empresaria dominicana.

En su deseo por darle una voz a los taxistas de nuestra área, Angeles produce y conduce el progama radial sabatino ‘La Hora Del Conductor’, que se transmite por Univision/Radio WADO y en el que se analizan temas relacionados con su industria.

Acepta que ser mujer es un reto en su ambiente de trabajo compuesto en su mayoría por hombres, sin embargo asegura que con respeto y dedicación ha sabido ganarse la consideración de sus empleados.

Ángeles es co-directora del fondo de becas dominicano desde donde ha trabajado incansablemente en la obtención de fondos para crear becas para niños desfavorecidos, ya que ella considera que “cada niño tiene derecho a una buena educación”.

Además, ha tenido una destacada participación en la organización de grupos comunitarios en la República Dominicana que colaboraron con la construcción de escuelas y tamibén organizó donaciones de medicinas, ropa y alimentos después del trágico terremoto que azotó Haití en el 2010..

La felicidad es para ella ver a su hijo de 23 años abrirse paso en el mundo de las finanzas. Afirma que él y su madre de 69 años, son el motor de su vida.

“Teniendo una imagen clara, un enfoque preciso de lo que se persigue”, es como se logra el éxito, concluye segura.