Comercio y seguridad

La llaman la cumbre de "los tres amigos" cuando se reúnen los mandatarios de América del Norte. Y no es para menos. Los intereses comerciales, de seguridad y medioambiente de Canadá, Estados Unidos y México están entrelazadas de manera íntima.

La reunión de ayer en Washington entre el presidente Barack Obama , su colega mexicano Felipe Calderón y el primer ministro canadiense Stephen Harper, estuvo principalmente orientada a fortalecer interna y externamente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). No cabe duda que hay importantes temas comunes como la seguridad regional y el medioambiente, pero todo circula alrededor del comercio y la potenciación de la región.

A nivel externo, el papel de la región crecerá con el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica que integran nueve países del Pacífico -incluyendo Estados Unidos-, al cual Canadá y México quieren ingresar. También se anticipa un frente coordinado para la próxima Cumbre de las Américas y la posterior reunión del G-20 .

A nivel interno se busca estrechar los fuertes lazos que existen a partir del TLC. Canadá es el principal exportador de petróleo a Estados Unidos y México es el tercero. Ambas naciones también son los principales socios comerciales de nuestro país. Las palabras de ayer de los tres líderes indican que se tendrá un nuevo enfoque para que la pequeña y mediana empresa también aprovechen los beneficios del TLC. Habrá que ver los hechos para evaluar.

Si bien las fronteras desaparecen para el comercio, tampoco existen para las mafias del narcotráfico. Así, la seguridad es un tema regional en que las drogas van al norte, y las armas y el dinero viajan al sur. Los muertos están en México pero el esfuerzo para combatirlo debe ser trasnacional. Cabe destacar en esta área la intención de estos tres países de proteger a Centroamérica, aunque la infiltración del narcotráfico ya sea una realidad.

Cada uno de estos “tres amigos” reunidos en Washington viven momentos distintos en sus respectivas presidencias. Calderón termina pronto su periodo, Obama enfrenta una reelección dura en noviembre y Harper no tiene contrincantes fuertes a la vista. Sin embargo, los intereses de fortalecer la región van más allá del mandatario de turno.

Impremedia/La Opinión