Nathalie RayesDirectora de Relaciones PublicasGrupo Salinas. Fundacion Azteca America

Rayes, nacida en Venezuela y de origen Libanés, llegó a Los Ángeles con su familia a la edad de 9 años. “¡No sabia ni el alfabeto en ingles!”, recuerda.

“Al año siguiente, inesperadamente falleció mi padre, un golpe repentino y duro para toda la familia”, continúa. “Logré adaptarme, y al poco tiempo hablaba inglés y era número uno en matemáticas”, recuerda emocionada.

A la corta edad de 26 años y después de licenciarse en sociología, empezó su carrera en el ámbito público como directora de la oficina de Relaciones Intergubernamentales del Alcalde de ese entonces. “Era muy joven, y tenía un amplio personal a mi cargo, cosa que no me intimidaba, más bien me sentía responsable por cada uno de mis colaboradores”, asegura.

De esta posición pasó al Grupo Salinas, motivada por el espíritu de servicio social que promueve esa empresa.

“El grupo Salinas se ha dedicado a los más pobres, tratando de romper los monopolios, dando prestamos a los más necesitados, y esto fue lo que me impactó de esta empresa y sus propósitos”, explica.

“Soy la intermediaria entre el gobierno y el público para la empresa, además de manejar la Fundación Azteca América, que es mi gran pasión. Desde ella puedo imaginar todo lo bonito y tratar de hacerlo realidad para los más necesitados. Nuestra intención es mejorar la calidad de vida de los latinos, y motivar cambios en las políticas sociales y migratorias”, manifiesta Rayes llena de orgullo.

Entre sus oficinas de Washington y Nueva York, y su familia compuesta por su esposo y sus pequeños Julián y Alexander, esta trabajadora incansable reconoce haber alcanzado un balance positivo. “Con mi madre aprendí a ser polifacética. Ella siendo la madre de cinco hijos, pudo llevar a la par una vida profesional”, asegura.

“Siempre he estado inspirada por las mujeres que me han rodeado en la vida, en especial mi abuela, que me aconsejaba que hiciera bien todo. Me defino como perfeccionista, idealista, y trato siempre de dar lo mejor de mi”.

“Hemos alcanzado tantas cosas positivas, pero se que vamos a seguir logrando muchas más. Somos una fuerza creciente, imparable y este es nuestro país, debemos de seguir avanzando, educarnos. ¡Si lo sueñas, lo puedes lograr!”, concluye.