Barcelona vence 3-1 a Milan y está en semifinales de la Champions Messi y Barsa echan al Milan

El FC Barcelona vence 3-1 al Milan de Italia para clasificar a una semifinal de la Liga de Campeones por quinto año consecutivo.
Barcelona vence 3-1 a Milan y está en semifinales de la Champions Messi y Barsa echan al Milan
Con sus dos de ayer, Messi empató al brasileño-italiano Jose Alfatini co- mo los jugadores con más goles (14) en la historia de la Champions.
Foto: AP

BARCELONA, España (EFE).- Por quinto año consecutivo, el Barcelona, el actual campeón, no ha fallado en su cita con las semifinales tras vencer ayer por 3-1 a un Milan que logró igualar en el primer tiempo, pero que cayó ante la calidad de los blaugrana, quienes resolvieron con dos goles de penalti de Messi y uno de Andrés Iniesta en el segundo tiempo.

El argentino sumó su decimocuarta anotación en la presente edición de la Liga de Campeones e igualó la mejor marca de siempre de José Altafini, y Pep Guardiola dirigió su partido 50 en esta competencia.

Los barcelonistas sufrieron sólo durante siete minutos, entre el 33′ y el 40′ del primer tiempo, en los que estuvo virtualmente eliminado ante un rival con más oficio que calidad.

Para el Barsa fue determinante el tanto de Iniesta en el segundo tiempo.

El jugador español, que por una vez no tuvo incidencia en el juego, sí fue determinante en el resultado, porque anotó el 3-1 en una jugada de delantero centro y lo celebró, dedo al aire, como homenaje por el primer aniversario de su hija Valeria.

No faltó la polémica al final del juego, la que inició el exjugador azulgrana Zlatan Ibrahimovic, en declaraciones a una televisión sueca sobre los dos penales contra su equipo en el primer tiempo.

“Ahora entiendo a [Jose] Mourinho [técnico del Real Madrid] cuando viene el Camp Nou”, dijo con ironía el delantero sueco, recordando las criticas que el portugués lanzó contra la UEFA y el estamento arbitral tras quedar eliminado el año pasado en las semifinales de Liga de Campeones ante el equipo catalán.

Pero Pep Guardiola no se quedó callado y le contestó: “Nos hemos clasificado cinco veces consecutivas a las semifinales, eso no es casualidad, sino un hito histórico. Si el señor Ibrahimovic dice que es gracias a los árbitros y quiere hacerse amigo del señor Mourinho, muy bien, pero aquí hay mucho esfuerzo detrás”, dijo.

El choque comenzó acelerado desde el primer minuto pero los italianos ni se inmutaron ante las continuas llegadas del Barsa, que en siete minutos desnudó a su rival.

Un error de Mexes, o un acierto de Messi, acabó con las dudas. El delantero le robó el balón al central en la línea central, encaró a Abbiati, pasó hacia atrás y en la segunda jugada Messi fue derribado por Antonini dentro del área.

Messi anotó el penal. En 11 minutos había hecho buena parte del trabajo. Con el 1-0 ni se desmoronaron los lombardos ni se vino arriba el Barsa.

Hasta que apareció Ibrahimovic, que regresaba al Camp Nou 700 días después de haber vestido por ultima vez la camiseta del Barsa, y mostró su calidad en una jugada de las que le gustan.

El sueco dio un pase de lujo a Nocerino, quien entró desde la segunda línea y no tuvo problema para batir a Valdés.

El Milan empató 1-1 en la primera que tuvo (33′).

Pero el Barsa marcó el 2-1 (al 41′) con otro penal.

Esta vez por un agarrón de Nesta sobre Busquets.

El árbitro no dudó, Messi tampoco.

El segundo tiempo fue un juego de nervios. El Milan sabía que le bastaba con un gol para llevarse la eliminatoria y, mientras más tarde ocurriera, mucho mejor. El Barsa, aún arriba en el marcador, y fiel a su estilo, fue por más.

Xavi, en el cobro de un libre directo, rozó el palo izquierdo de la meta de Abbiati (49′), hasta que Iniesta, mostrando su faceta de oportunista, se encontró dentro del área con un rechace tras un tiro de Messi y definió con maestría al 53′ (3-1).

El Bayern Múnich derrotó ayer por 2-0 al Olimpique Marsella, por lo que ratificó su pase a la semifinal que ya tenía bastante encarrilado después de la victoria a domicilio (0-2) lograda en el juego de ida.

El Bayern sabía que la renta lograda era importante y su entrenador, Jupp Heynckes, se permitió dejar en el banquillo al holandés Arjen Robben y al goleador Mario Gómez.

El sustituto de Gómez, el croata Ivica Olic, respondió a la confianza del entrenador al marcar los dos goles.

El primer tanto lo marcó tras un centro de Franck Ribery, al minuto 13, y selló la victoria al 37 de tiempo corrido ahora a un servicio del austriaco David Alaba desde la banda izquierda.