Documental sobre líder machetero

Documental sobre líder machetero
Leandro Fabrizi Ríos director del documental 'Filiberto' que comenzó a filmar luego de la muerte del líder machetero.
Foto: efe

San Juan/EFE – La carrera musical y lucha revolucionaria del fenecido líder independentista puertorriqueño Filiberto Ojeda Ríos, fundador del grupo Los Macheteros, será plasmada en el documental ‘Filiberto’, de la productora Chiringa.

El director del documental, Leandro Fabrizi Ríos, explicó que el propósito del proyecto es presentar “cómo un sujeto -Ojeda Ríos- nos puede llevar a mirar al Puerto Rico que nos pertenece”.

El filme relata la infancia del líder machetero en Naguabo, localidad del sureste de Puerto Rico, su juventud en Nueva York, donde destacó como trompetista, el interés por la independencia de su isla y los más de 30 años en la clandestinidad hasta su muerte en un enfrentamiento con agentes del FBI.

Dijo que desde que él y el productor Freddie Marrero comenzaron a rodar las primeras imágenes en el velorio días después de la muerte de Ojeda, el 23 de septiembre de 2005, reconoció el impacto personal del documental.

“Son sujetos tan difíciles de conocer porque uno tiene una sensación tan clara de cómo una persona impactó a otras, pues le tenían mucho respeto. Había una constancia en el carácter de él que le daba seguridad y agrado con la gente”, afirmó Fabrizi, cuyo abuelo era primo hermano de Ojeda.

La producción incluye fotos, vídeos y entrevistas de la vida de Ojeda, quien en un momento dado se convirtió en la persona más buscada por las autoridades estadounidenses por su vinculación con atentados terroristas de Los Macheteros.

Entre las personas entrevistadas figuran el arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, quien en dos ocasiones se reunió clandestinamente con Ojeda, y el norirlandés Joe Doherty, excompañero de celda de Ojeda.

Fabrizi relata que el Arzobispo consideraba al independentista como “el único revolucionario que había conocido”, distinción que no le dio ni al expresidente cubano Fidel Castro.

Otras personalidades que aparecen en el documental son el fundador de la orquesta La Sonora Ponceña, Quique Lucca, con quien Ojeda se unió en Nueva York, hermanos del líder machetero, miembros del Ejército Popular Boricua (EPB), alguaciles y agentes del FBI que investigaron el diario vivir del desaparecido revolucionario.

“No es una historia puertorriqueña, sino internacional. El propósito de Filiberto impactó de alguna manera u otra a muchas personas al tener vínculos con organizaciones de muchas partes del mundo”, dijo.

Ojeda vivió en Nueva York en la década de los cuarenta del pasado siglo junto a su madre y hermanos, y años después comenzó a trabajar como trompetista a la par del surgimiento del mambo, compartiendo con las orquestas de los cubanos Francisco Raúl Gutiérrez Grillo (Machito), Dámaso Pérez Prado y el boricua Tito Puente.

Inició su carrera política durante la década de los 50 gracias a la instrucción que de dio el estudiante expulsado de la Universidad de Puerto Rico Pelegrín García.

Estando en Nueva York con su familia ingresó en el “Movimiento 26 de julio”, organización política y militar cubana creada en 1953 por Fidel Castro para tratar de derrocar al dictador Fulgencio Batista.

Según varios documentos no oficiales, en 1961, Ojeda viajó a La Habana con su familia, donde recibió entrenamiento de Seguridad de Estado (G-2) de Cuba en tácticas de espionaje y subversión, por lo que la prensa puertorriqueña lo bautizó como ‘El G-2 Cubano’.

Otros seudónimos que Ojeda utilizó fueron Felipe Ortega, Pedro Almodóvar o ‘Fito’, según sus familiares.

El acto de mayor trascendencia de Los Macheteros fue el robo de siete millones de dólares a un camión blindado de la compañía Wells Fargo el 12 de septiembre de 1983, en la localidad de Hartford, estado de Connecticut.

Ojeda se convirtió por ese incidente en el puertorriqueño más buscado por el Gobierno federal, después de que en 1990 se quitara de uno de sus tobillos el dispositivo de seguridad electrónico con el que se controlaba su libertad condicional. El trabajo histórico del documental está a cargo de Álvaro Rivera.