Perfeccionar el cuidado de nuestros niños

Desde hace ya casi tres décadas, el Comité para Niños y Familias Hispanas, que se sumó en 1990 a la Hispanic Federation, se dedica a que los niños y niñas de nuestra comunidad, así como sus familias, tengan una vida mejor. Y esa notable organización comunitaria cumple con esa misión inspirándose en el principio de que a las familias latinas se les prestan mejores servicios cuando se tienen en cuenta y se explotan sus puntos fuertes y se las alienta por medio de la educación a que sean autosuficientes.

Uno de los programas más importantes del Comité es el de proveedoras de cuidado de niños, a las que la organización les brinda apoyo y preparación mediante un equipo especializado bilingüe cuyos integrantes cuentan con certificación del Estado de Nueva York.

Lo que se enseña

“Lo que les ofrecemos a las proveedoras de cuidado de niños y a quienes quieren serlo”, explica María Mayoral, Directora del Instituto de Educación Temprana del Comité, “son entrenamientos bilingües en español y en inglés y capacitación en materia de salud y seguridad”.

Además de eso, en los cursos del Comité las proveedoras – y algunos proveedores hombres también – aprenden a elaborar planes de salud, suministrar medicamentos y la técnica de reanimación cardiopulmonar o CPR, por sus iniciales en inglés. Asimismo, los cursos abarcan la enseñanza de los principios del desarrollo infantil, de diversos procedimientos de salud y seguridad, de conocimientos fundamentales de nutrición y todo lo relacionado con los expedientes administrativos y los estatutos y reglamentos sobre el cuidado infantil. Por ejemplo, con el abuso y maltrato de los niños.

“Esos entrenamientos” añade María Mayoral, “se llevan a cabo con el objetivo de que las personas puedan obtener la licencia de proveedor o proveedora de cuidado infantil del Estado de Nueva York”.

Más que baby-sitters

Pese a que muchas personas creen que el cuidado de los niños es intuitivo, innato, los expertos y las autoridades de educación y salud abogan por que las personas que cuidan niños no se consideren simplemente baby-sitters, sino que apunten a ser educadoras, o maestras.

“Si uno lo piensa bien”, amplía María Mayoral, “eso es lo que realmente son. Son maestros de los niños en edad temprana antes de que comiencen la escuela”.

Con frecuencia cada vez mayor, las proveedoras de cuidado de niños también deben tener un mínimo de formación comercial. En los cursos del Comité para Niños y Familias Hispanas se les enseña, por ejemplo, a elaborar presupuestos, a separar las finanzas personales de las finanzas del negocio y a adquirir seguros de vivienda y seguros comerciales, porque el cuidado de menores implica también una serie de riesgos.

Una estructura más firme

“También nos enfocamos muchísimo en crear los programas del día”, señala María Mayoral, “y en que las proveedoras de cuidado infantil tengan un sistema de trabajo más estructurado, con reglas para que los padres sepan que al niño hay que llevarlo de cierta hora a cierta hora. Queremos que parezca más una escuela y que los padres entiendan claramente qué es lo que se requiere cuando el niño entra al programa y cómo se va a desarrollar esa colaboración con el padre y la madre, porque el trabajo de las proveedoras es de colaboración con ellos”.

El 30 de junio de este año, el Comité volverá a organizar su Conferencia Anual de Proveedores de Educación Temprana, que se realiza desde hace más de una década. La conferencia, la única de este tipo en el Estado de Nueva York que se hace totalmente en español, tendrá lugar el sábado 30 de junio en las oficinas de la firma editorial educativa Scholastics, en Manhattan.

En futuras columnas les informaré sobre otros de los muchos programas y servicios con los que cuenta el Comité, pero si desean de inmediato mas información sobre todas las actividades de esa organización pueden dirigirse al Comité para Niños y Familias Hispanas, 110 William Street, Suite 1802, en Manhattan, tel. (212) 206-1090. O consultar el sitio Web de la organización: http://www.chcfinc.org.