Qué bien se está en la cama…

El confort de sábanas y colchas tiene sus secretos
Qué bien se está en la cama…
Existe gran variedad de sábanas y colchas para su dormitorio.
Foto: Foto: Casa Cristina / Valencia at Home

Una cama bien vestida no solo le da otra imagen a la habitación: su cuerpo descansa mejor cuando siente la comodidad de sus prendas.

La ropa de cama es cada vez más sofisticada y está a la vanguardia de la moda y del gusto de cada quién.

“Hay tendencias en estas prendas, pero es importante que seleccione las que mejor quedan al tipo de muebles que usted tiene para que ambos resalten”, recomienda Elicet Vega, que es experta en moda y decoración.

Las colchas, edredones e incluso las sábanas, se encuentran en diseños modernos, minimalistas, contemporáneos, clásicos y con dibujos que imitan arquitecturas o artesanías antiguas.

Pero así como hay diversidad de diseños, también la hay de materiales. Y mientras más suavidad desee, mayor será su costo.

Para muchos quizá resulte típico o común hablar sobre la cantidad de hilos en una de estas prendas, leer las especificaciones del porcentaje de algodón o cuál es la diferencia entre una prenda y otra, y no precisamente por el tamaño.

Pero si usted no está muy involucrado con el tema, esta es una pequeña orientación.

La calidad de la ropa de cama se mide en hilos y textiles.

Sin duda alguna, las de 100% algodón son las más recomendables, pero también existen las de cachemir, que son las más populares y costosas por su gran suavidad.

En los últimos años, la cuenta de hilos ha ganado influencia en la decisión de compra de sábanas y colchas. Seguro ha escuchado o leído que algunas de estos artículos son de 150, 200, 300 hilos o más.

Un estudio realizado por Monitor del Estilo de Vida de Cotton Incorporated, la compañía de algodón más importante en el mercado, reveló que el 29% de los consumidores que respondieron a una encuesta en 2001 dijeron que la cuenta de hilos es el factor más influyente en sus compra de sábanas y colchas.

Pero esa cifra subió a 34% en 2005, cuando se les consultó sobre el mismo tema.

Dana Poor, analista de tendencias de Cotton Incorporated, comentó que, irónicamente, no todos los consumidores entienden bien el rol de la cuenta de hilos en la suavidad y confort de la ropa de cama y cómo se sienten al tacto.

Vega explica que esa cuenta se refiere al número de hilos, tanto verticales como horizontales que hay en una pulgada cuadrada de tela.

“Mientras más hilos, más suave es la sábana o colcha y, claro, más cara”, expresa la citada experta.

Sin embargo, señala que no siempre esta cantidad determina la calidad de la prenda porque podrían influir otros factores.

Poor coincide en que la cuenta de hilo se puede ver afectada por el plegado o el grosor de las hebras usadas. “Hay otros factores que se deben considerar”, enfatiza.

La analista dice que aunque la cuenta de hilos es importante no debe ser el único barómetro para comprar las sábanas. Debe ponerle también interés al procesado del algodón.

“Es un factor mucho más influyente cómo se sienten las sábanas que la cuenta de hilos, al igual que el proceso de terminación de la tela”, explica.

Para que sus colchas y sábanas se mantengan en buenas condiciones, es importante que siga las instrucciones del fabricante al pie de la letra. Pero lo que muchas de estas compañías no dicen es, por ejemplo, qué hacer en caso de que se hayan manchado.

Vega dice que si ese es su caso, antes de meter las sábanas a la secadora debe asegurarse de que la mancha se haya quitado por completo, de lo contrario el calor la acentuará y será difícil que después salga.

Los suavizantes también las pueden manchar si estos caen directamente sobre la tela.

“Cuidado también con los blanqueadores: estos lo que hacen es debilitar las fibras”, comenta Vega.

Cuando las colchas o sábanas queden con mucho jabón, aún después del primer ciclo de la lavadora, colóquele un chorrito de vinagre blanco para cortar la espuma.