Ven un viacrucis en su viaje por México

Roni Mazariegos Barreda, de 23 años, un agricultor oriundo de Comayagua, Honduras, fue crucificado simbólicamente el Viernes Santo arriba de uno de los vagones parados del tren conocido como La Bestia, en la culminación de la representación denominada Víacrucis del Migrante.
Ven un viacrucis en su viaje por México
El hondureño Roni Mazariegos Barreda, de 23 años (c), participó en la representación denominada Víacrucis del Migrante.
Foto: AP

TENOSIQUE, México.- Roni Mazariegos Barreda, de 23 años, un agricultor oriundo de Comayagua, Honduras, fue crucificado simbólicamente el Viernes Santo arriba de uno de los vagones parados del tren conocido como La Bestia, en la culminación de la representación denominada Víacrucis del Migrante.

Roni hizo el papel de Cristo en esta evocación organizada por el fraile franciscano Tomás González, conocido como “Fray Tormenta”, por su labor como encargado de La 72 Casa del Migrante, ubicada a 256 kilómetros de la capital de Tabasco.

El propósito de la actividad era denunciar las crecientes atribulaciones que enfrentan a lo largo de México los migrantes que tratan de alcanzar la frontera con Estados Unidos.

El viacrucis inició el jueves en La Palma, distante 30 kilómetros de la ciudad de Tenosique, con la recepción de más de un centenar de migrantes de Honduras, El Salvador, Guatemala y hasta un cubano, que ingresaron en México luego de un viaje de tres horas en lancha proveniente de la población Los Naranjos, Guatemala.

“Hacemos un llamado a todas las corporaciones policiales y militares, también al crimen organizado y a los maquinistas de La Bestia para que pongan un alto a la violencia que emprenden contra nuestros hermanos centroamericanos”, pidió el sacerdote.

González pidió reconocer “en cada uno de estos hermanos a nuestro señor Jesucristo y démosle el trato que merecen, que es de seres humanos”.

Rubén Figueroa, representante del Movimiento Migrante Mesoamericano, también parte de la logística del vía crucis, dijo que de enero a marzo de 2012 se han registrado alrededor de 180 casos de violencia contra los migrantes, que van desde asaltos, lesiones y abusos sexuales.

“Hemos monitoreado que en el tramo de La Palma a Tenosique ocurren en promedio cinco asaltos diarios a grupos de migrantes”, aseguró Figueroa, quien destaca que su presencia aquí tiene como propósito hacer visible esta franja limítrofe con Guatemala a la que han llamado “la frontera olvidada”.

De acuerdo con un informe sobre secuestro de Migrantes de la mexicana Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 2011, al año ingresan a México aproximadamente 150 mil migrantes sin control de las autoridades, la mayoría provenientes de Centroamérica. El mismo documento cita a otros organismos civiles que estiman que la cifra asciende hasta a 400 mil personas.

La CNDH considera, a partir de información brindada por autoridades y por los testimonios de migrantes, que Tabasco es una zona de riesgo para los migrantes, especialmente el municipio de Tenosique.

Entre los centroamericanos que participaron en el Vía Crucis del Migrante está Juan Ramón Vázquez, de 22 años y nativo de Cortés, Honduras, quien realiza su sexto viaje a EEUU.

El Jueves Santo, el centenar de migrantes encabezados por Mazariegos, con una cruz de madera a cuestas, anduvo alrededor de 25 kilómetros, desafiando la asfixiante humedad y temperatura de esta zona de tierras bajas tropicales que alcanzaba hasta 38 grados Celsius.

Pernoctaron en la capilla del ejido Guadalupe Victoria, y durante la mañana del Viernes Santo cubrieron cinco kilómetros que les faltaban para llegar a Tenosique, a donde ingresaron a las 10:00 de la mañana.

En ese tramo realizaron una protesta frente a la 38 Zona Militar. Ahí, el sacerdote González denunció que los soldados apostados en los retenes a lo largo de esta vía cometen abusos contra los centroamericanos al impedir que usen el transporte público.