Hispano arriesga su vida por salvar rehenes

Detective recibió dos disparos intentando evitar una tragedia en Brooklyn.
Hispano arriesga su vida por salvar rehenes
Además de Ayala, otros tres agentes del Departamento de Policía de Nueva York resultaron heridos en el proceso de detención de un hombre que tenía varias armas ilegales.
Foto: AP

Nueva York – Kenneth Ayala, un detective hispano de los servicios de emergencia, puso en grave riesgo su vida y recibió dos disparos intentando evitar una tragedia en Brooklyn.

Además de Ayala, otros tres agentes del Departamento de Policía de Nueva York resultaron heridos en el proceso de detención de un hombre que tenía varias armas ilegales en su posesión y que retuvo como rehenes durante dos horas a su novia embarazada y a su bebé de sólo cuatro meses en su apartamento de la zona de Sheephead Bay.

Todos los agentes heridos durante el incidente del sábado en la noche, se recuperan satisfactoriamente y el sospechoso, Nakwon Foxworth, de 33 años, que fue abatido a tiros, está en estado crítico pero se mantiene estable.

Ayala, de origen puertorriqueño y de 49 años, ingresó en la Unidad de Servicios de Emergencia, la que se enfrenta a las operaciones que implican un mayor riesgo dentro del Departamento de Policía, cuando ya era un agente maduro.

Era prácticamente 10 años mayor que el resto de los policías que aplicaban para esta unidad, según cuenta Jeffrey Stella, expresidente de la Asociación Hispana de la Policía de Nueva York y que trabajó con él en la estación de Midtown South.

“A Kenny le decían que estaba loco por meterse en los servicios de emergencia, pero era su sueño”, dijo Stella. “Se preparaba todo el tiempo para ello e hizo todo lo posible por llegar ahí: nadaba varias millas, corría todos los días y se sacó la licencia profesional de buceo”, agrega.

Stella admira a su antiguo compañero porque, mientras él se retiró el año pasado a los 45 años, Ayala sigue su carrera en los servicios de emergencia, donde ha llegado hasta el puesto de detective, y dispuesto a ponerse en la primera línea de riesgo, como demostró el sábado.

“Es la clase de persona de la que sólo se pueden decir cosas buenas. Todos en el departamento le quieren y le respetan”, añade Stella.

De acuerdo con el reporte oficial de la Uniformada, una patrulla respondió el sábado alrededor de las 10 y media de la noche a una llamada donde se denunciaba que Foxworth había amenazado con una pistola a los empleados de una compañía de mudanzas, en un edificio localizado en la Avenida Nostrand.

Cuando seis miembros del servicio de emergencia, incluyendo al detective Ayala, entraron al apartamento donde Foxworth se había atrincherado con su familia, Foxworth salió de un dormitorio y comenzó a dispararles con un arma nueve milímetros semiautomática.

Disparó 12 veces hiriendo al agente Matthew Granahan y a los detectives Michael Keenan y Kenneth Ayala en un muslo y en un tobillo. Al capitán Al Pizzano una bala le rozó la cara.

Aunque estaban heridos, el detective Ayala y el oficial Granahan dispararon y controlaron a Foxworth hiriéndolo de bala en el abdomen. La novia y el hijo de Foxworth resultaron ilesos.

Dentro del apartamento, la policía encontró armas ilegales: la pistola 9 mm, un rifle de asalto que había sido reportado robado en la Florida y un revólver calibre 22.

Foxworth tenía municiones similares a las utilizadas por los militares en rifles M-4 y M-16.

Foxworth fue liberado de prisión en 2010, después de haber cumplido 10 años por intento de asesinato y robo y venta de drogas en la cárcel.

Anteriormente había estado preso dos años por intento de asesinato.

“Hasta que el Congreso despierte y encuentre el coraje para enfrentarse a los que presionan por el derecho a las armas, las armas ilegales acabarán en las manos de sujetos peligrosos, como esta persona que tenía un arsenal de armas ilegales”, dijo el alcalde Michael Bloomberg en una rueda de prensa después del incidente.

“Y si eso quiere decir que tengamos que comenzar a llamar a senadores y a miembros del Congreso en mitad de la noche cuando se producen las balaceras, que así sea”, aseveró el alcalde.