Piden respaldo a tregua entre pandillas

San Salvador/EFE – La Iglesia católica de El Salvador pidió ayer el respaldo de los salvadoreños a la tregua entre las dos pandillas más peligrosas del país, alcanzada por mediación del obispo castrense, Fabio Colindres, y que, según las autoridades, ha hecho disminuir los homicidios.

La Conferencia Episcopal de El Salvador, en su primer comunicado sobre este tema, expresó su apoyo a la intervención de Colindres para lograr la tregua entre las pandillas Mara Salvatrucha (MS) y La 18, y subrayó que su motivación no es política ni ilegal.

“Pedimos su valiosa colaboración” a los salvadoreños “no sólo en el grave problema de las pandillas, sino también en los diversos aspectos de nuestro ordenamiento económico, político y social”, indicó el comunicado, leído ante la prensa por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas.

Colindres aseguró el 20 de marzo pasado que él había mediado para que las pandillas acordaran una tregua, en medio de la controversia desatada porque se acusó al Gobierno salvadoreño de haber negociado con esos grupos de delincuentes para que disminuyeran los asesinatos.

“Unánimemente, los obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador reiteramos nuestra comunión en la obra pastoral penitenciaria para los encarcelados y los miembros de las pandillas”, agregó el comunicado.

Remarcó que se han abierto “los cerrojos de las cárceles para anunciar a los detenidos y a los pandilleros que, a pesar de tanto daño causado a sí mismos y a las familias salvadoreñas, también la sangre redentora es para ellos si están dispuestos a renunciar al mal y a recibir, por la fe y el sacramento, a Jesucristo”.

“A todos los salvadoreños les pedimos como pastores que abran su mente y su corazón con generosidad a los nuevos signos de los tiempos, a los nuevos caminos para la paz que el Señor está abriendo en nuestra nación”, añadieron los obispos.

“Nuestra motivación no es de orden político ni contradice el orden legal, no es oportunista ni obedece a cálculos ocultos”, sino que “es pastoral”, aseguraron.

Las autoridades salvadoreñas sostienen que como consecuencia de la supuesta tregua entre las pandillas MS y La 18 el promedio diario de homicidios ha bajado de 14 a cuatro o cinco, disminución reflejada también en estas vacaciones de Semana Santa.

La polémica surgió a raíz de que un grupo de jefes pandilleros fue trasladado de una cárcel de máxima seguridad a otras con menos restricciones, el 9 de marzo, beneficio que el Gobierno supuestamente les otorgó como parte de una negociación.

El Salvador es considerado como uno de los países más violentos del mundo.