Un seguro para tu tercera edad

Lo más recomendable es tramitarlo incluso antes de que lo necesites
Un seguro para tu tercera edad
Foto: Archivo La Opinión

Muchas veces damos sentado que nuestros hijos o parientes cercanos cuidarán de nosotros cuando ya no podamos valernos por nosotros mismos. Pero ¿quién lo garantiza? Y si piensas que el gobierno se encargará de tu cuidado cuando lo necesites, piénsalo de nuevo. Por lo regular, ni Medicare ni Medicaid cubren cuidados a largo plazo, excepto unas cuantas semanas de ayuda en casa o en un sitio de cuidados especiales… pero después de un corto tiempo, nos tendremos que valer por nosotros mismos.

Una póliza de lo que se conoce en inglés como “long term care”, o servicio de cuidado a largo plazo, podría evitar eso. Lo más recomendable es contratarla incluso antes de que la necesites, pues mientras menos años tengas al adquirirla, menos te costarán sus mensualidades.

Si padeces una enfermedad que podría agravarse es todavía más importante que busques las opciones de cuidado disponibles antes de que lleguen los años en que podrías necesitar ayuda. Habla con tu doctor sobre tu condición médica, así como con tu familia, y haz una lista de los cuidados que podrías necesitar.

Determina el tipo de cuidado, el costo mensual y cómo pagarlo, y pide referencias a tus conocidos para encontrar buenas opciones. En el Departamento de Salud de tu estado también pueden darte asesoría.

El cuidado a largo plazo incluye desde asistencia en tu propia casa para actividades cotidianas como comer, vestirte y bañarte, ayuda con medicamentos, monitoreo de enfermedades y acceso a equipo médico. También puede ofrecer servicios especializados en centros para adultos mayores, casas de retiro o lugares que proveen asistencia especializada para enfermos, e inclusive coordina entrega de comidas a domicilio y hasta el costo por añadir rampas o ensanchar puertas para que pueda pasar una silla de ruedas.

Las mujeres debemos prestar especial interés en este tipo de póliza, pues teniendo en cuenta que tendemos a vivir más tiempo que los hombres, necesitamos asegurarnos de que vamos a tener el cuidado necesario, aun si no existe un compañero que nos ayude.

Cuando vayas a comprar una póliza de cuidado a largo plazo, examina y compara los precios de varias agencias de seguro en tu área, y escoge un plan que pague por cuidado tanto en un centro de cuidados de ancianos y en uno de cuidados especializados, como en tu propio hogar.

Asegúrate de que la póliza aumenta tus beneficios futuros de acuerdo a la inflación de los precios, que no tenga un período de espera largo para proveerte atención, y que la compañía que escoges tiene buenas credenciales.

Todos queremos vivir mucho tiempo, vivirlo productivamente, y mantener nuestra dignidad y seguridad financiera sin resultar ser una carga para nuestros hijos. Una póliza de seguro a largo plazo podría ayudarnos a lograr eso.