Dra. Annette Pérez-DelboyDirectora de la Sala de Partos Universidad de Columbia

Es imposible no sorprenderse ante la extensa hoja de vida de esta joven doctora en medicina. Nativa de San Juan, Puerto Rico, Pérez-Delboy es una mujer que está entregada al cuidado de la salud femenina.

Graduada de medicina en su natal Puerto Rico, Pérez-Delboy recuerda que luego de obtener una beca con la Universidad de Columbia le costó acostumbrarse al ritmo de vida neoyorquino y consideró regresarse a la Isla del Encanto. Gracias al empuje y motivación de su madre decidió quedarse en Nueva York y terminar su beca, ya que consideró que era una oportunidad reservada para los mejores.

“Mi mamá vino desde Puerto Rico y se quedó una semana conmigo, luego vino mi papá y con el apoyo constante de ambos logré acostumbrarme a mi nueva vida en la ciudad”, confiesa Hernández.

Aunque sus planes eran de regresar a Puerto Rico, Pérez-Delboy conoció al que es hoy su esposo y luego de contraer matrimonio decidieron permanecer en la ciudad de Nueva York.

En la universidad de Columbia se ha desempeñado en numerables posiciones entre ellas el de profesora, directora del Pabellón de Ultrasonidos, directora Médica de las Oficinas Clínicas de la calle 60, directora Operacional de la División de Medicina Maternal Fetal y Directora de la Sala de Partos.

Pérez-Delboy se especializa en embarazos de alto riesgo, “soy experta en Cerclaje, un procedimiento mediante laparoscopia, con el cual ayudamos a la mujer a mantener su embarazo”, explica con seguridad.

Desde la dirección de la sala de partos de la Universidad de Columbia, colabora con mujeres de todos los estratos sociales en especial con las latinas que no hablan inglés. “Cuando tenemos una paciente latina, mis colegas me buscan para que sea yo quien trate directamente con ellas, por el acercamiento cultural, además de que conozco nuestro modo de pensar”, afirma.

“Podemos tener en una habitación una persona famosa, en la próxima una mujer de escasos recursos y ambas son tratadas de la misma forma”, sostiene. “La mujer hispana tiene la dificultad del idioma y el criterio por lo que trato de ser clara en los diagnósticos, aunque respetando siempre sus decisiones”.

Junto a su esposo de origen Irlandés disfruta viajando, en especial por toda América Latina.