Son otros tiempos

Los Chili Peppers serán incorporados al Salón de la Fama junto con los rockeros Guns N' Roses, Beastie Boys, el icono escocés del folk Donovan y el grupo de rock británico The Small Faces/The Faces

Guía de Regalos

Son otros tiempos
Los Red Hot Chili Peppers: Flea, Anthony Kiedis, Josh Klinghoffer y Chad Smith.
Foto: AP

Anthony Kiedis tuvo un sueño una noche reciente.

El vocalista de 49 años de los Red Hot Chili Peppers imaginó que estaba tocando en la ceremonia de incorporación del Salón de la Fama del Rock and Rock de este año, y que su ex guitarrista John Frusciante estaba sentado en primera fila.

Kiedis acota rápidamente que esta visión no será una realidad cuando el grupo de 29 años de trayectoria sea de hecho incorporado al salón el sábado.

“No”, murmuró Kiedis durante un receso de un ensayo en los SIR Studios el mes pasado. “Ese fue sólo un sueño”.

“No puedo hablar por él [Frusciante], pero creo que es como la vibra que hay con una ex novia|, agregó el bajista Flea, de 49 años.

Actualmente conformada por Flea, Kiedis, el baterista Chad Smith y el guitarrista Josh Klinghoffer, la banda será honrada junto con sus otrora miembros Hillel Slovak, guitarrista original de la banda que murió por una sobredosis de drogas en 1988, y Frusciante, quien reemplazó a Slovak y llegó a grabar cinco álbumes con los Chili Peppers.

|No estaríamos allí sin [Slovak] porque no habríamos empezado sin él|, dijo Flea. |El hecho de que lo honren y reconozcan nos parece hermoso, no que nosotros no lo honremos y adoremos todos los días, pero se siente maravilloso que lo incorporen, así como a John Frusciante, claro, quien nos dio tanto y rockeó tanto con nosotros|.

Pero no se espera que el guitarrista, cuyas melodías le dieron potencia a canciones como Under the Bridge y Californication participe en las festividades en Cleveland, donde el Salón de la Fama tiene su sede. Un vocero de Frusciante, quien dejó los Chili Peppers por segunda vez en 2009, no respondió mensajes en busca de comentarios, pero Kiedis y Flea no anticipan verlo allí y un representante de la ceremonia dijo que no está prevista su asistencia.

De cualquier modo la banda estará en buena compañía.

Los Chili Peppers serán incorporados al Salón de la Fama junto con los rockeros locales Guns N’ Roses, el trío neoyorquino Beastie Boys, el icono escocés del folk Donovan y el grupo de rock británico The Small Faces/The Faces, que incluyó a Rod Stewart y el guitarrista de los Rolling Stones Ronnie Wood. También serán honrados la fallecida cantautora Laura Nyro y el cerebro del blues Freddie King.

Flea comparó al grupo agasajado en 2012 con una reunión familiar: creció en Los Ángeles alrededor de Steven Adler y Slash de Guns N’ Roses; en la coste este los Beastie Boys siguieron una trayectoria similarmente audaz al mismo tiempo que los Chili Peppers; y Wood ha servido como una figura paterna para el grupo; incluso los acompañó en 2009 para su proyecto secundario The Insects.

Kiedis dijo que la banda planea tocar algunas canciones en la ceremonia del sábado y que los acompañarán los ex bateristas de los Chili Peppers Jack Irons y Cliff Martínez para “una sesión de improvisación de tres baterías”. También bromeó que los Chili Peppers rockearían con varios de los músicos honrados en un popurrí “funkadélico”.

“Es gracioso”, dijo Kiedis. “Me han preguntado: ‘¿Alguna vez pensaste que serías incorporado al Salón de la Fama del Rock and Roll?’. Es una pregunta graciosa porque la respuesta es: ‘Claro que no'”.

“Cuando empezamos, pensábamos quizás en periodos de 24 horas a la vez. Lo máximo que llegaríamos a pensar es una semana a la vez: ‘Ay, tenemos una presentación el próximo jueves. Deberíamos escribir una canción'”.

Con sus mezclas de funk, punk, rock metálico, rap y pop tradicional sobre una base de rock, los Chili Peppers han logrado mantener un nivel consistente de éxito desde su formación en 1983, vendiendo más de 83 millones de discos y ganando siete premios Grammy.

El honor del salón de la fama llega en un momento en que el grupo literalmente vuelve a ponerse de pie. El tramo norteamericano de su gira en apoyo de su décimo álbum de estudio, I’m With You, debió posponerse a principios de año cuando Kiedis tuvo que operarse un pie que se lesionó en St. Barts.

“Tuvimos que interrumpir esta hermosa gira que estábamos haciendo”, dijo Kiedis, cuyo pie ya sanó. “La estábamos pasando realmente bien. [Pero] terminó siendo una bendición oculta porque no sólo tuve que frenarme y reparar quirúrgicamente esta pezuña herida, sino que todos pudimos pasar en casa el más hermoso invierno que se haya visto en Los Ángeles”.

Para el a veces maniaco pero siempre amable Flea, cuyo verdadero nombre es Michael Balzary, la inesperada pausa le dio tiempo para aprender a tocar música bebop y entrenarse para el Maratón de LA, que completó con un tiempo de 3:41:49, mejorando sus 3:53:00 de la misma carrera el año pasado. Y más importante, le ofreció una oportunidad de introspección.

“He llegado a un momento de mi vida en el que acepto las partes difíciles y las acojo”, dijo Flea. “Antes en cierto modo trataba de minimizar las partes duras y maximizar las divertidas. Ahora las quiero todas. Quiero el dolor, quiero el sufrimiento, así como la belleza trascendente de tocar con mis seres queridos”.