Romney corteja a portadores de armas

Dice que el presidente Barack Obama no protege derechos de propietarios

Romney corteja a portadores de armas
El candidato presidencial republicano Mitt Romney junto a su esposa Ann, habló ayer ante en la convención de la Asociación Nacional del Rifle, en St. Louis.
Foto: AP / Michael Conroy

ST. LOUIS/AP – La campaña presidencial viró brevemente ayer hacia el derecho de portar armas, cuando el aspirante republicano Mitt Romney, en un discurso ante la Asociación Nacional del Rifle (NRA), dijo que el presidente Barack Obama no protege los derechos de los propietarios de armas, aunque el tema prácticamente no ha surgido durante su cuatrienio.

Sin entrar en detalles, Romney dijo que Obama quiere reducir los derechos de los dueños de armas.

“Necesitamos un presidente que haga valer las leyes vigentes, que no cree otras nuevas que sólo sirven para estorbar a los dueños legítimos de armas”, dijo Romney en la convención del poderoso lobby. “El presidente Obama no lo ha hecho. Yo lo haré”.

Obama ha hablado poco sobre la portación de armas, para desilusión de los grupos partidarios de controlarlas. Ben LaBolt, un vocero de la campaña de Obama, dijo que la trayectoria del presidente “muestra claramente que apoya y respeta la Segunda Enmienda (constitucional) y rechazaremos cualquier intento de engañar a los votantes”.

La enmienda aludida, objeto de gran controversia, sostiene que no se puede limitar el derecho del pueblo a portar armas.

La NRA se reúne en momentos que Romney, el probable candidato republicano, trata de atraer a los grupos conservadores y consolidar su base después de derrotar a sus rivales de la derecha. No tiene una relación cómoda con los defensores entusiastas del derecho a la portación de armas.

Cuando era candidato al Senado en 1994, Romney dijo, “no me alineo con la NRA”. Un decenio después se afilió a la NRA en forma vitalicia.

La convención de la NRA es obligatoria para cualquier candidato republicano. Pero esa semana interrumpió un nuevo argumento de campaña sobre el cual Romney quiere explayarse: que los demócratas desdeñan a las madres que no trabajan.

Por otra parte, Ann Romney aprovechó para enfilar sus cañones contra los demócratas luego de que una asesora no pagada de ese partido dijera en una entrevista de televisión que ella no podía entender el impacto de la economía en los trabajadores porque nunca había trabajado.

La esposa de Romney intervino brevemente frente a los miembros de la NRA, poco antes de que su marido lo hiciera. La mujer indicó que los padres nunca dejan de ser padres o de preocuparse por sus hijos y que aquellos de deciden no trabajar para cuidar de sus hijos deben tener el mismo respeto que los que trabajan fuera de la casa.

El pasado miércoles Hillary Rosen, asesora del partido Demócrata, aunque no vinculada a la campaña de Barack Obama dijo en una entrevista a la cadena CNN que Ann “nunca trabajó un solo día de su vida”.

Ann Romney, una mujer rica, permaneció en cuidando de sus cinco hijos.

Los republicanos han visto en este traspíe la oportunidad de recuperar el voto femenino perdido.