Ni se acuerdan de José Pimentel

Todavía recuerdo como en cuestión de horas de haberse anunciado el arresto de José Pimentel aquel domingo 20 de noviembre del 2011 Adriano Espaillat, Ydanis Rodríguez y Guillermo Linares brincaron como sapos atraídos por las luces de las cámaras y convocaron a la prensa.

A los tres aspirantes a principitos del Alto Manhattan, que casi nunca están de acuerdo en nada, les pareció más importante ser percibidos como aliados del NYPD que el examinar las acusaciones que se le imputaban al dominicano de 27 años.

En cuestión de 24 horas, los tres principitos mostraron una unidad espantosa para denunciar al acusado Pimentel, que como ellos y tantos otros miles de dominicanos hacen su vida en el histórico vecindario.

Espaillat, al emitir sus declaraciones, fue inequívoco en asegurar que el caso de este joven era un caso “aislado”. Con ese tipo de declaración el senador estatal daba como verdadero lo que decía el NYPD, el alcalde Bloomberg y el fiscal de Manhattan Cyrus Vance. Espaillat precisó que en el Alto Manhattan no había problemas de “células terroristas”.

En las palabras del edil Rodríguez no habían rastros del una vez activista comunitario. Aunque sí dijo a la ligera que se debiera presumir de la inocencia del acusado. Linares, quien siempre se ha destacado por ser más lento que un suero de brea fría, fue como siempre a hablar sin decir nada de importancia.

A todo esto, en la tarde de ayer José Pimentel comparecía ante el juez Thomas Farber, del tribunal de la State Supreme Court de Manhattan, donde enfrenta la acusación de poseer un explosivo con la supuesta intención de cometer un acto terrorista. Y aunque el caso en contra del dominicano se le ha ido debilitando a la fiscalía y pesa sobre el NYPD que el caso es fabricado, ninguno de los principitos se ha dignado tan siquiera echarle un vistazo a su compatriota.

Nos parece poco patriota de parte de Espaillat que estuviese más atento al respaldo del gran diseñador Oscar de la Renta para su candidatura congresional, que al caso que nos parece una injusticia a un dominicano que puede haber sido víctima del NYPD. Si esta es la manera que Espaillat va a defender a sus compatriotas en Washington, DC, que Dios los ampare.