Tres renuncian tras escándalo

Surgen nuevos detalles del episodio que envuelve a 11 agentes del Servicio Secreto

Tres renuncian tras escándalo
Miembros del Servicio Secreto de Estados Unidos quienes participaron en la Cumbre de Cartagena para dar protección al presidente Barack Obama.
Foto: AP

WASHINGTON – El escándalo desatado por miembros del Servicio Secreto que contrataron prostitutas en Colombia cobró ayer sus primeras víctimas. El servicio anunció que tres agentes renunciaron, al tiempo que distintos organismos de gobierno iniciaron sus propias investigaciones.

El sórdido episodio adquirió un cariz político cuando el probable candidato presidencial republicano Mitt Romney dijo que él despediría a los agentes si el caso estuviese en sus manos.

El Servicio Secreto no identificó a los agentes que renunciaron ni a los ocho restantes que siguen suspendidos. Dijo en un comunicado que a un supervisor se le permitió a jubilarse y otro será despedido con justa causa. Un tercer empleado, que no era supervisor, renunció.

En el escándalo en Colombia están implicados una decena de efectivos de las fuerzas armadas y alrededor de 20 mujeres. A todos los agentes implicados se les retiró sus autorizaciones para cuestiones de seguridad.

“Estos son los primeros pasos”, dijo el representante republicano Pete King, presidente de la comisión de Seguridad Nacional de la cámara baja. El director del servicio, Mark Sullivan, tomó medidas administrativas contra “las tres personas que en su opinión estaban implicadas más claramente, pero esto no ha terminado”, advirtió King.

El escándalo, que ha avergonzado al gobierno del presidente Barack Obama en un año electoral, estalló la semana pasada cuando 11 agentes del Servicio Secreto fueron enviados de regreso a Estados Unidos desde Cartagena, Colombia, tras una noche de parranda en la que al menos algunos de ellos llevaron prostitutas a su hotel.

Ayer salieron a la luz nuevos detalles del episodio. Una mujer de 24 años que se identificó como prostituta dijo al diario New York Times que conoció a un agente en una discoteca de Cartagena, bebieron y ella luego aceptó ir con él a su hotel a tener relaciones a cambio de 800 dólares. A la mañana siguiente, cuando la recepción del hotel llamó porque ella no había salido, la pareja discutió por el precio. “Le digo, ‘chico, mi dinero en efectivo”’, dijo la mujer entrevistada en Colombia por el diario. La pelea escaló y finalmente llegó la Policía. La mujer dijo que le pagaron 225 dólares.

El incidente sucedió antes del arribo de Obama y en un hotel donde no se alojaba el mandatario.