Juego perfecto en Seattle

Juego perfecto en Seattle
Phil Humber (d), de los Medias Blancas, en una lista de privilegiados.
Foto: AP / Elaine Thompson

SEATTLE/AP – Phil Humber lanzó ayer el primer juego perfecto de las Grandes Ligas en casi dos años al guiar a los Medias Blancas de Chicago a una victoria por 4-0 sobre los Marineros de Seattle.

Fue el 21er juego perfecto y el primero desde que Roy Halladay, de los Phillies, lo logró ante los Marlins de Florida el 29 de mayo del 2010.

Fue además el tercero en la historia de los Medias Blancas, uniéndose al de Mark Buehrle, quien logró la hazaña ante Tampa Bay el 23 de julio del 2009, y Charles Robertson, que hizo lo propio frente a Detroit el 30 de abril de 1922.

Con los jugadores de los Medias Blancas esperando en el primer escalón de la banca, Humber cayó en cuenta de 3-0 ante Michael Saunders al inicio de la novena entrada. Pero se recuperó para poncharle. John Jaso entonces cedió el segundo out en un elevado antes que el emergente Brendan Ryan se ponchase para acabar el juego.

Ryan trató de aguantar el swing en cuenta completa y falló, pero la pelota se le escapó al catcher A.J. Pierzynski. Ryan esperó junto a la caja de bateo, inseguro de lo que decretaría el umpire Brian Runge, y Pierzynski tiró a primera, para el out final.

Humber, que en el 2005 se sometió a una operación del codo derecho, cayó de rodillas cuando concluyó todo y sus compañeros se abalanzaron al montículo para felicitarle.

“¡Es increíble! Me siento muy agradecido”, dijo Humber, quien ponchó a nueve y solamente tres veces tuvo a bateadores en cuenta de tres bolas.