Mayoría de peruanos teme rebrote del terrorismo

Sigue a El Diario NY en Facebook

Lima/EFE – El presidente de Perú, Ollanta Humala, recuperó su popularidad este mes, al recibir un 56% de aprobación en un sondeo nacional, aunque un 72% de los entrevistados señaló que el último ataque de Sendero Luminoso indica un rebrote del terrorismo en el país, de acuerdo a una encuesta publicada ayer.

El sondeo de la empresa Ipsos Apoyo, publicado por el diario El Comercio, reveló que la aprobación presidencial subió tres puntos porcentuales desde marzo, en tanto la desaprobación a Humala bajó a un 34% y un 10% se mostró indeciso.

Un 73% aprobó el desempeño de Humala en el rescate de los nueve mineros atrapados en un mina informal de la región Ica y un 66% lo respaldó en la liberación de los rehenes del proyecto de gas de Camisea secuestrados por una columna de Sendero Luminoso.

Sin embargo, el 72% de encuestados dijo que el secuestro cometido por los “senderistas” revela que hay un rebrote del terrorismo y un 83% cree que hubo algún tipo de participación del narcotráfico en el secuestro de los 36 trabajadores de Camisea.

Un abultado 91% opinó que el Gobierno debería ampliar la presencia militar y policial en la zona del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), donde se perpetró el secuestro, hasta acabar con el terrorismo.

A pesar de que el Gobierno asegura que la liberación de los rehenes se produjo por la presión de las fuerzas armadas, un 50% cree que se pagó un rescate, mientras que el 36% considera que los liberaron al verse cercados y decidieron huir.

Otro de los motivos que incidió en el incremento de la popularidad presidencial fue el traslado a una prisión de máxima seguridad del hermano del mandatario, Antauro Humala, condenado a 19 años de prisión, después de los actos de indisciplina que cometió estando recluido en otros penales.

La encuesta se realizó entre los días 18 y 20 de abril, a una muestra de 1,213 personas a nivel urbano de todo el país.

De otro lado, una mujer embarazada de 18 años, declaró haber escapado de una columna armada de Sendero Luminoso en el convulsionado Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) después de seis meses de haber estado retenida, según manifestó en una entrevista publicada ayer.

La joven, que ocultó su identidad por motivos de seguridad, logró escapar de sus captores durante los enfrentamientos que hubo la semana pasada entre los remanentes de Sendero y las fuerzas armadas peruanas, de acuerdo a un comunicado del Ministerio de Defensa.

En declaraciones al diario La República, la muchacha relató que el año pasado un hombre le ofreció trabajo cocinando en un alejado poblado del selvático VRAE, al sureste de Perú, la zona donde se mueven las mafias del narcotráfico y columnas de Sendero.

Ella y otras tres adolescentes aceptaron el trabajo, pero tiempo después se dieron cuenta que no podrían volver y que no sólo cocinarían sino que serían convertidas en esclavas sexuales.