¡Que viva Hugo Chávez!

Guía de Regalos

Se intensifica la especulación sobre la condición médica de Hugo Chávez, quien se encuentra en Cuba para otra tratamiento de quimioterapia.

Es un cáncer presidencial que anima emociones complicadas, porque tiene implicaciones fisiológicas para el presidente pero también políticas para la nación. ¿Si el cáncer logra incapacitar a Chávez, que pasaría en un país donde no hay un mecanismo obvio para la pacifica transferencia de poder ejecutivo?

Es por eso que yo, alguien que considera que Chávez ha sido un desastre para Venezuela, quisiera gritar: ¡Que viva Chávez!

Quizás les parece raro mi oferta de apoyo al presidente cuando siento tanto desdén hacia el líder de la supuesta revolución bolivariana en Venezuela. Pero me han oído correctamente.

Lo hago por dos razones. Primero, me parece indecente esperar que alguien muera, por lo menos cuando ese alguien quizás es un déspota pero no es un monstruo. Aunque me parece una tragedia lo que ha pasado en Venezuela desde que Chávez asumió el poder, no creo que merece ser condenado a muerte por la forma en que ha gobernado el país, sobre todo cuando los que han votado por el a cada rato merecen parte de la culpa.

Pero hay una segunda razón igualmente importante. En octubre hay elecciones presidenciales en Venezuela. Por primera vez la oposición parece haber seleccionado un candidato – y uno solo – capaz de ganar contra Chávez, aun si el presidente usa sus poderes para controlar al estado para avanzar a su campaña.

Si Henrique Capriles logra reemplazar a Chávez a través de la vía electoral, Venezuela tendría un nuevo presidente con la legitimidad necesaria para corregir a los errores de Chávez.

Y los venezolanos habrán demostrado algo sumamente importante – que es posible que la oposición gané por la vía democrática aun cuando esa democracia se ha dejado ser manipulado por un hombre obsesionado con el poder.

Por eso digo ¡Que viva Chávez! – pero que pierda.