Saborea su villanía

Javier Bardem se une a Daniel Craig en Skyfall, el nuevo filme de la serie James Bond en el que encarna al villano. De ello habló en entrevista

Guía de Regalos

Saborea su villanía
Javier Bardem es el villano de Skyfall (i),dirigida por Sam Mendes (tercero izq.), producida por Barbara Broccoli y Michael G. Wilson (dos de la der.) y en la que también actúan, empezando por la izq., Berenice Marlohe, Judi Dench, Daniel Craig y Naomi Harris.
Foto: AP

BUCKINGHAMSHIRE, Inglaterra.— Javier Bardem no se lo puede creer.

“El otro día estaba en el plató con Judi Dench y Albert Finney… Pensé: ‘¡vaya!'”, explicó de una instante en el rodaje de Skyfall, su nuevo filme, que rueda en estos momentos en Inglaterra, y en donde da vida a Silva, el villano que se enfrenta al agente 007, de nuevo encarnado por Daniel Craig.

“Cuando uno está rodeado de la gente adecuada, con el proyecto adecuado y las motivaciones adecuadas, todo es fácil. Tengo tanta suerte ahora. Me siento bendecido, porque en el mundo en el que vivimos, trabajar, ser pagado por ello, hacerlo rodeado de buena gente… ¿para qué ser un maleducado o un cabr…?”.

“Llevamos rodando cinco meses y no ha habido ni un solo momento donde haya dudado de nada”, continuó el actor español de 43 años, ganador del Oscar por No Country for Old Men. “Así es como das lo mejor de ti mismo. Pero es también tu trabajo. Me gano la vida así. A veces es solo un contrato. Pero gracias a Dios que en estos 24 años de carrera he estado en esta situación de suerte muchas veces, porque siempre elijo con cuidado”.

“Eso no quiere decir que todas las películas que he hecho han sido buenas. Algunas fueron muy malas. Pero las elegí por las razones correctas”.

Skyfall, que dirige Sam Mendes (American Beauty), es la cinta 23 de la saga de James Bond. ¡holaLA! fue invitado, junto a otros medios internacionales, a una visita a su rodaje, hace dos semanas, en los legendarios estudios Pinewood.

Allí, Bardem –marido de Penélope Cruz y padre de su hijo Leo Bardem Cruz… aunque el actor mantiene su vida privada, pues eso, privada y nunca habla de ella– conversó sobre su papel.

“El personaje está en la página. Es un guión poderoso, muy complejo. Y al mismo tiempo contiene lo que siempre esperamos de una película de James Bond”, detalló. “Esos dos elementos se combinan. En mi personaje hay mucha complejidad. Hablé con Sam [Mendes], quien me dio su perspectiva del mismo y pensé que, como digo, había carne que morder”.

“Las películas de Bond están en medio de la realidad y la ficción. No son películas de superhéroes, donde todo es aceptado. Pero en Bond se aporta un tono realista, lo que me da un terreno fértil para un personaje como el del villano. Uno tiene la libertad de mostrar distintos colores en un marco donde hay reglas, que todos esperamos que se cumplan. Yo, el villano, tengo que mantenerme en ese marco, que es un lugar genial en el que estar dentro del mundo de Bond. Es un desafío. Pero también tengo que aportar mi mirada”.

¿Y cómo se asemeja Silva al terrorífico Anton Chigurh que le reportó el Premio de la Academia? “En No Country for Old Men había más una idea simbólica de lo que era diabólico. Un destino fatal para el resto de los personajes, una idea simbólica de lo que es el balance de las cosas. Era una mirada intelectual a la idea del personaje. Aquí hay mucho más aire para respirar”.

A pesar de ser un fan de la franquicia –”la primera [película] que recuerdo fue Moonraker. Yo tenía unos diez u once años. Fui con mis padres… Y me acuerdo de Jaws y el espacio…”, rememoró–, Bardem aseguró que no se inspiró en ningún rival de 007 en concreto.

“Dar vida al villano de esta película es un homenaje a todos esos villanos con los que he crecido y con los que pasé grandes momentos”, indicó. “No fui a ningún villano previo. El primer instinto es revisitar algunos de ellos, los que más te gustan. Evité eso, porque me hubiera situado en una posición de la que tendría que haber huido o en la que tendría que haber confiado. Y es un lugar donde no quería ir. Este material es muy particular y eso fue suficiente”.

Un material del que no quiso hablar. Cuando ¡holaLA! sugirió si en esta ocasión la relación entre James Bond y Silva es más cercana a Sherlock Holmes y su eterno enemigo Moriarty, el intérprete canario respondió: “Mmmmmm es una pregunta… [silencio]. La relación entre James Bond y Silva es muy… No puedo decirlo… Solo escribe: ‘y Javier se rió’… [risas]”.

Para Bardem la percepción de que siempre encarna a un villano es completamente equivocada. “Solo he dado vida a tres villanos…”, respondió. “Creo que ha sido el eco que tuvo No Country for Old Men, y que nunca me había esperado. Uno nunca sabe cuándo algo va a funcionar y cuándo no. Hay que abrazar esa parte del proceso”.

Un proceso que no depende sólo de las acciones del personaje. “Siempre depende de lo que hay detrás del villano o del bueno. Siempre trato de encontrar al ser humano detrás del personaje”, dijo. “Es divertido dar vida a alguien que tiene un motivo, una razón por lo que hace. Ser diabólico simplemente por el hecho de ser diabólico es aburrido. Es como dar vida a alguien feo, o rubio, o ciego. Tiene que haber un significado detrás de eso. Pero eso es la teoría”.

La relación entre él y Daniel Craig no podría ser mejor. “Daniel es increíble. Ayer [filmamos una escena con una] explosión y yo estaba en una escalera. Pero él estaba justo en frente de la explosión. Es la película con más acción que he hecho”.

Skyfall, que se estrenará el próximo nueve de noviembre en Estados Unidos, dos semanas después de su estreno mundial en Europa, llegará 50 años después de la distribución de Dr. No, el primer título de la serie, con Sean Connery, basada en el personaje de Ian Fleming.

“Sí, no me enteré hasta hace un par de meses. Es el 50 aniversario… Esta es la película que celebra ese aniversario…”, concluyó. “Trabajar en un filme de Bond no era un sueño. Fue cuando empecé a trabajar en la película cuando el sueño empezó”.