Congreso mexicano busca aprobar una Ley de Víctimas

MÉXICO, D.F. – El Movimiento por la Paz, la Justicia y la Dignidad se anotó ayer el primer triunfo en un proceso legislativo que marcha a contrarreloj por la aprobación de una Ley de Víctimas que busca la reparación integral del daño no sólo en el caso de delitos, sino también por la violación de derechos humanos.

El Senado de la República aprobó en comisiones la iniciativa que fue presentada apenas el jueves pasado por el senador del Partido Acción Nacional (PAN) y Presidente de la Cámara Alta, José González Morfín.

En la discusión para la elaboración del dictamen que será votado este jueves estuvieron presentes activistas como el abogado de la organización Julio Barros, y el ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez.

“Queremos que se apruebe porque la gente está con la ofensa, sus casos de muerte, abusos y desapariciones sin ningún marco jurídico que los ampare”, señaló Álvarez en representación del Movimiento por la Paz; Javier Sicilia, fundador de la organización, se encuentra en Estados Unidos.

De ser aprobada hoy en el Senado, el proyecto pasaría a discusión en la Cámara Baja; si no hay cambios en la redacción y es votada a favor pasaría a manos del Ejecutivo para su firma; de lo contrario regresaría al Senado.

En este último caso, la Ley de Víctimas se convertiría en una deuda legislativa porque el periodo ordinario termina el 30 de abril y la situación política con las elecciones presidenciales del 2 de julio de por medio complicarían la viabilidad dela aprobación antes de que concluya la actual legislatura.

El pasado 10 de octubre el presidente Felipe Calderón inauguró la Procuraduría de Atención a Víctimas (Províctima), un organismo descentralizado que brinda ayuda psicológica, médica, asesoría jurídica y trabajo social a víctimas del delito.

El Movimiento por la Paz busca además de la reparación económica y moral a las víctimas, un fondo para el pago de indemnizaciones por parte de los gobiernos federal, estatal y municipal.