La xenofobia ante el tribunal

No se tiene que ser un experto en inmigración para reconocer que la ley SB 1070 de Arizona es la estaca de la xenofobia que arropa a la nación.

Es por eso que cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos hoy comience a escuchar el pleito de reto que ha presentado el Department of Justice de USA, veremos cuán sólido es el poder del gobierno federal vs el poder de los estados de la unión.

Les advierto que los más entendidos en jurisprudencia no tienen idea de cuál será la decisión de los máximos jueces en Washington, DC.

Lo que sí se sabe es que, en el aspecto político, Arizona es el terreno fértil de la extrema derecha. Es ese estado que da el primer cantazo público de los que buscaban un tema de unificación. Claro está que los inmigrantes indocumentados son presa fácil para los mal llamados patriotas que tiene a flor de labios el God Bless America.

Es por eso que los entendidos en la lucha en contra de la maldita SB 1070 reconocen que aun con una decisión de 4-4 (una de las jueces no puede participar en la decisión) es una victoria para los que abogan en que se elimine la discriminatoria ley.

El problema es que no hay manera de anticipar lo que pasara una vez los que abogan a favor y en contra de la SB 1070 presenten sus argumentos ante los magistrados.

Mientras escribía logré hablar brevemente con el licenciado Juan Cartagena del Latino Justice PRLDEF. El presidente de la entidad de derechos civiles que combate este tipo de leyes anti inmigrantes, como la mencionada y otras peores como la del estado de Alabama no vaticina cuál será el resultado. “Se debe estar pendiente a lo que diga el juez Kennedy y el juez Scalia pudiese ser sorpresa grata,” dijo Cartagena quien ha participado activamente en las estrategias para combatir los dañinos esfuerzos.

A todo esto sigo pensando en lo que no fue. Imagine usted qué hubiese ocurrido si el presidente Obama le hubiera dado prioridad desde principio de su mandato al tema de inmigración. Sin duda que Jan ‘la bruja’ Brewer, la gobernadora de Arizona y otros de los xenófobos se hubieran tenido que concentrar en reaccionar. Ahora es la administración que está a la defensiva y muchos de nuestros hermanos sufriendo los abusos de los xenófobos.