Connecticut mata la pena de muerte

NUEVA YORK/EFE – Connecticut se convirtió ayer en el decimoséptimo estado en abolir la pena de muerte después de que su gobernador, el demócrata Dannel Malloy, firmase el decreto que sustituye la pena capital por la de cadena perpetua. “Esta tarde acabo de firmar la ley que reemplaza, con carácter inmediato, la pena de muerte por la cadena perpetua sin posibilidad de salir en libertad condicional como el mayor castigo legal en Connecticut”, afirmó Malloy tras firmar el decreto.

Durante un acto celebrado en Hartford, la capital del estado, el gobernador Malloy dijo que éste es un momento “histórico” porque Connecticut se une a otros 16 estados del país y al resto de países industrializados del mundo que han abolido la pena de muerte. Sin embargo, Malloy señaló que ahora toca hacer una reflexión “sobria” sobre la pena capital más que celebrar su abolición, y reconoció que es un asunto que sigue dividiendo y “que no conoce fronteras” ni políticas, ni de género, ni raza o religión.