Los suplementos de omega 3

Muchas personas toman a diario suplementos de omega 3, un tipo de ácido graso poliinsaturado, para proteger la salud del sistema cardiovascular ya que reduce la probabilidad de formación de coágulos sanguíneos que podrían causar un ataque cardíaco o una apoplejía. Pero según un informe publicado en la revista Archives of Internal Medicine, tomar el omega 3 en cápsulas no parece ofrecer la protección deseada. Los investigadores aconsejan a las personas que desean prevenir la enfermedad cardíaca, accidentes cerebrovasculares o la repetición de los mismos, modificar su dieta de forma que incluya más alimentos ricos en omega 3. Entre éstos se encuentran pescados grasos como el salmón, el atún y la caballa, cuyo consumo debe ascender a unas dos veces por semana. El omega 3 también se encuentra en alimentos de origen vegetal, como el aceite de linaza, canola, nueces y en los vegetales de hoja verde.

La vitamina D contra el Alzheimer

¡Bravo por la vitamina D3! Según un estudio publicado en el Journal of Alzheimer´s Disease, un grupo de científicos de la Universidad de California en Los Angeles ha encontrado la forma en que la vitamina D3 funciona en colaboración con células del organismo para ayudar a limpiar el cerebro de la beta amiloidea, el principal componente de las placas que se observan en la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores tomaron muestras de sangre de pacientes de Alzheimer y de personas sanas y aislaron unas células inmunológicas, conocidas como macrófagos, que consumen la beta amiloidea y otros productos de desecho del cerebro y del cuerpo. Así encontraron que la vitamina D3 podría activar ciertas redes de señalización genética y celular, provocando que el sistema inmunitario elimine más eficientemente la beta amiloidea. Este nuevo estudio ha ayudado a clarificar el mecanismo que hace funcionar mejor a los macrófagos y representan un rayo de luz en el conocimiento y tratamiento del Alzheimer en un futuro próximo.