Stoudemire no jugará el tercer encuentro

Stoudemire no jugará el tercer encuentro
Con su mano izquierda vendada y un cabestrillo en el brazo, Amare Stoudemire se marcha del American Airlines Arena.
Foto: AP / Lynne Sladky

Nueva York/ap – Amare Stoudemire fue operado de un músculo de la mano izquierda ayer y no jugará con los Knicks de Nueva York en el tercer partido de su serie de la primera ronda de la postemporada contra el Heat de Miami.

Los Knicks anunciaron que Stoudemire consultó a un especialista en mano en Nueva York al día siguiente de sufrir un corte cuando dio un puñetazo al cajón metálico de un extintor de incendios tras la derrota de los Knicks frente a Miami por 104-94.

La intervención se realizó en el centro médico “Hospital for Special Surgery”, de Nueva York y el equipo no dio a conocer que tipo de intervención quirúrgica fue la que necesitó Stoudemire.

Voceros dijeron que Stoudemire está en duda para el cuarto partido el domingo.

Stoudemire ofreció disculpas a través de su cuenta de Twitter por privar a los Knicks de otro jugador crucial cuando están 2-0 abajo en la serie. Jeremy Lin se recupera de una operación en la rodilla e Iman Shumpert quedó excluido del resto de la temporada al desgarrarse un ligamento de rodilla en el primer partido.

Es posible que Stoudemire no vuelva a jugar en esta temporada, en la que ha tenido varias dificultades. En febrero sufrió la muerte de su hermano, y hacia finales de la temporada perdió varios partidos debido a una hernia de disco. Sus estadísticas son las peores desde su temporada de novato en 2002-03.

Amare Stoudemire se colocó una toalla alrededor de su mano izquierda mientras caminaba hacia la privacidad del salón de entrenamiento de los Knicks, ya transcurrida una hora del final del partido, en busca de un santuario donde esconderse de las miradas de todos.

No estaban claros los detalles específicos de lo que hizo Stoudemire anteanoche, inmediatamente luego de terminar el segundo juego de la serie de playoffs contra Miami.

Una cosa era segura: su mano sufrió un corte tan severo que fue necesario llamar a médicos y paramédicos, gotas de sangre mancharon la alfombra, fue necesario reemplazar la quebrada tapa de cristal del contenedor de un extinguidor de incendios, y una mala noche de los Knicks en la cancha se complicó fuera de ella, cuando Stoudemire se marchaba.

Las esperanzas de los Knicks- para el resto de su serie de primera ronda de playoffs contra el Heat- lucen, cuando menos, débiles; primero porque los Knicks fueron derrotados 100-94 anteanoche para caer en desventaja de 0-2 en la serie a un máximo de siete juegos, y segundo por las emociones que estallaron en el camerino.