Abróchate a la vida

Los accidentes de tráfico, que por causas muy numerosas y complejas son una verdadera plaga en los Estados Unidos, afectan de manera desproporcionada a nuestra comunidad. Los niños hispanos, por ejemplo, tienen tres veces más probabilidades de morir debido a un choque que los niños blancos no latinos. En esta tragedia, los latinos no estamos solos, lamentablemente, ya que los accidentes de automóviles también son la causa principal de muerte de los niños afroamericanos menores de 14 años.

En las últimas tres décadas se ha producido un avance notable en materia de protección de los automovilistas, los pasajeros y, en menor medida, de los peatones. Pero cuando uno mira las estadísticas, comprende que aparte de todas las medidas de protección que tomen los gobiernos, es necesario que las organizaciones comunitarias y el mundo corporativo den una mano para reducir el número de accidentes fatales y de heridos, lesionados e incapacitados.

Y esto es lo que está haciendo una empresa de automóviles que mantiene vínculos solidarios con la Hispanic Federation. Me refiero a la empresa Toyota, que lleva a cabo la campaña “Abróchate a la vida”.

“El programa -creado en 2004 por una innovadora colaboración entre expertos en traumatología del Hospital de Niños de Cincinnati, en Ohío, y expertos en seguridad automovilística de Toyota- tuvo inicialmente una gran influencia en la conducta de las comunidades hispana y afroamericana en los estados de Ohio y Kentucky, por esto, Toyota ha decidido financiar la expansión nacional del programa comenzando con Los Ángeles, en California; San Antonio, en Texas; y Chicago, en Illinois”, explica Luis Rosero, Gerente Nacional de Medios de Toyota Motor North America, Inc.

Estudios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. indican que en 2009 más de 1,300 niños menores de 15 años murieron en choques de vehículos y que más de 173,000 resultaron heridos o lesionados en accidentes de automóviles en los que viajaban como pasajeros. El mismo organismo federal realizó en 2010 un estudio que demostró que en un solo año más de 618,000 niños y niñas menores de 12 años habían viajado en automóviles sin usar cinturón de seguridad o asiento protector, que son medidas de protección obligatorias.

“Los niños hispanos tienen tres veces más probabilidades de morir en un choque vehicular que un niño caucásico”, añade Luis Rosero.

Las familias e individuos que participan en el programa “Abróchate a La Vida” -que se pone en práctica en actividades públicas en sitios donde se congregan las familias hispanas, como escuelas e iglesias o centros cívicos- reciben instrucción sobre la seguridad de los pasajeros de automóviles de todas las edades. Y pueden obtener de manera gratuita un asiento protector para niños, que un técnico certificado les ayudará a instalar en sus vehículos.

Interesados en obtener más información sobre “Abróchate a la Vida” y otras actividades pueden visitar la página http://www.toyota.com/about/philanthropy.

¡Celebren con nosotros el vigésimo segundo aniversario de la Hispanic Federation! ¡Y hasta la próxima columna!

Alrededor de la web