En boga pintar a mano los anuncios en NY

NUEVA YORK – Nueva York está salpicada de anuncios viejos casi imperceptibles en los costados de los edificios, remanentes de eras perdidas de la vida urbana que ahora están de regreso en forma de arte nostálgico.

Muralistas conocidos como “walldogs” trabajan en andamiajes, remojando sus brochas en latas de pintura y dando cuidadosas pinceladas de color en paredes que en algunos casos tienen cientos de años de antigüedad.

“Es como pedir, ‘Hágame una cubeta de sopa'”, dijo Art Pastusak, de 61 años, un maestro que enseña su arte a sus aprendices. “Empecemos por embadurnar la pared”.

Paul Lindahl cofundó la empresa que encabeza el regreso de estos anuncios, Colossal Media. Contrató a Pastusak para que enseñara lo que ha hecho durante tres décadas a una generación más joven.

Aunque las computadoras tienen el control, los anuncios pintados a mano fascinan a la gente, dijo Lindahl, que relaciona este trabajo con los performances de arte conceptual.

“La gente se detiene a ver, quieren saber qué es lo que está pasando, quieren saber qué es lo que estás pintando”, dijo Lindahl.

El aprendiz Liam McWilliams, de 23 años, dice que es “muy emocionante” trabajar con personas que han hecho esto toda su vida, “en la nieve, en el calor, de día y de noche”.

Recientemente pintaron a una hermosa mujer de cabello castaño y labios rojos en un anuncio de la red social Badoo mientras permanecían suspendidos cinco pisos sobre la calle.

Pintar avisos es un método para promover productos que se remonta al siglo XIX, cuando los murales comerciales se pintaban a mano en las paredes de ladrillo a los costados de los edificios.

La práctica llegó a la cúspide a comienzos de la década de 1980 pero perdió popularidad cuando las computadoras hicieron posible la impresión de vinilo a gran escala. Pero “el respeto por los anuncios pintados a mano sigue ahí”, dijo Pastusak.

Alrededor de la web