Polémica por muerte de civil

Santo Domingo – Agentes de la Policía mataron ayer a un hombre en medio de una protesta en reclamo del servicio de agua potable al Gobierno, realizada por comunitarios del paraje El Coyote, de Los Algarrobos, Samaná, en la costa norte del país.

El fallecido, identificado por la propia Policía Nacional como Carlos Medina Anderson, recibió varios perdigonazos.

Las muertes de civiles a manos de agentes policiales han llevado a organismos como Amnistía Internacional a cuestionar el accionar de los uniformados dominicanos. Sólo entre enero y febrero de este año 39 personas cayeron abatidas en lo que la Policía define como “acciones legales” y que en muchos casos los entidades de derechos humanos califica como “ejecuciones extrajudiciales” .

El vocero de la Policía, general Máximo Báez Aybar, dijo que el incidente violento en El Coyote se produjo debido a que los moradores del lugar querían impedir que los agentes policiales retiraran los escombros que habían lanzado a la vía pública para demandar una tubería que conectara a su localidad con el servicio de agua potable de Samaná.

“Fue en estas circunstancias, de acuerdo a los agentes actuantes, que se produjo la situación violenta en que resultó con heridas Medina Anderson, quien murió mientras recibía atenciones médicas en el Hospital Leopoldo Pou, de Samaná”, dijo Báez Aybar.

Informó que la Jefatura de la Policía designó “una comisión de alto nivel” para investigar las circunstancias en que se produjo el incidente. El general Franklin Vittini Durán, director Central de Asuntos Internos, y el coronel César Peralta Jiménez, encargado de la Oficina de Investigación de la Inspectoría, tendrán a cargo las pesquisas.

“Los comisionados para investigar el caso en coordinación con un representante del Ministerio Público ya se encuentran en la zona donde ocurrió el incidente”, dijo Báez Aybar. Adelantó que “como autores del hecho están siendo señalados los integrantes de un contingente policial que acudió a la referida zona a tratar de restablecer el orden”.

Explicó que todas armas portadas por los agentes actuantes están siendo sometidas a las experticias de lugar, por parte de la Policía Científica de esa jurisdicción, para establecer responsabilidades.