Asunto de matrimonios gay no ahuyentará a votantes hispanos

Asunto de matrimonios gay no ahuyentará a votantes hispanos
Foto: EFE

Washington/EFE — El histórico y arriesgado anuncio del presidente Barack Obama a favor de los matrimonios homosexuales se produce en un momento en que la comunidad hispana de EE.UU., mayoritariamente católica, también muestra una “evolución” al respecto, según expertos consultados hoy por Efe.

Tras dos días de un intenso debate interno, atizado por las declaraciones a favor de estos enlaces del vicepresidente Joe Biden -que suele hablar sin filtros y el domingo volvió a hacerlo-, Obama se pronunció finalmente el miércoles, en una entrevista con la cadena ABC, a favor de que las parejas del mismo sexo puedan casarse legalmente.

Sin embargo, reconoció que su anuncio, en un año en que las elecciones se antojan muy cerradas, puede perjudicarle en algunos sectores del electorado.

“No está claro cómo saldrá (el aspecto político) en algunos lugares que serán muy importantes en este mapa electoral. Podría perjudicarme”, confesó Obama.

La derecha religiosa ha encontrado otra arma contra Obama, y el mandatario también afronta un riesgo electoral entre los grupos de corte progresista si sus palabras son un mero ejercicio para sumar votos.

En 2008, el candidato Obama prometió a los hispanos una reforma migratoria sólo para después culpar al Congreso por su carencia. En ese entonces recibió el 67% del voto hispano y, según las autoridades, los cerca de diez millones de votantes hispanos evangélicos han ampliado su peso político.

Expertos consultados hoy por Efe coinciden en que si bien es un asunto sumamente volátil, tampoco antes de sus declaraciones Obama contaba con el voto de los conservadores.

Y, señalan, la principal motivación para los latinos a la hora de ir a las urnas serán los asuntos que afectan al bolsillo, como el resto de los electores.

Frente a un dilema de grandes repercusiones políticas, morales y culturales, el público estadounidense ha “evolucionado”, como lo hizo Obama, respecto a los matrimonios gay.

Evan Wolfson, fundador y presidente del grupo “Freedom to Marry”, aseguró que Obama “saldrá ganando porque los votantes que ya lo apoyan querían que él respaldará abiertamente los matrimonios homosexuales”.

“El asunto tiene un creciente apoyo entre los demócratas, los jóvenes, los latinos y los negros… están evolucionando con el tema. Esto los va a movilizar a favor de Obama porque la alternativa (republicana) nos echaría hacia atrás”, afirmó Wolfson.

“Los votantes negros no permitirán que fracase el primer presidente negro de la historia de EE.UU. sólo por este asunto, y el mensaje de Obama sobre la enseñanza cristiana de respetar a los demás es algo que encontrará eco en muchos votantes”, vaticinó.

Vanessa Cárdenas, director del Proyecto 2050 del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), también cree que esto no ahuyentará a los latinos “porque no es algo sumamente prioritario para ellos y porque la comunidad latina está evolucionando”.

“Encuestas recientes de NBC/Wall Street Journal, Latino Decisiones y NCLR, demuestran de forma constante que los latinos han ido ajustando sus ideas (respecto al tema). Los latinos muestran mucha empatía hacia los demás y son sensibles con quienes, como ellos, sufren de la discriminación”, enfatizó Cárdenas.

Por su parte, Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva del grupo pro gay DignityUSA, dijo que los hispanos “votarán pensando en asuntos como la educación, empleos, cuidado médico, y la seguridad”.

“Además quieren que todos los miembros de su familia, incluyendo los que sean homosexuales, tengan protecciones legales y estables. Por eso creo que los latinos verán este anuncio como otra muestra de que Obama escucha las preocupaciones de sus familias”, subrayó.

Entre los hispanos, normalmente conservadores en temas sociales, el apoyo al asunto es del 54 %, por encima del promedio nacional, según un estudio divulgado el mes pasado por el Consejo Nacional de la Raza (NCLR) y la empresa Social Science Research Solutions.

“La mayoría de los latinos ahora comparte la aceptación y el apoyo a que las parejas (homosexuales) que se aman puedan casarse”, ha dicho Janet Murguía, presidenta de NCLR.

Una encuesta de la empresa Gallup de 1996 indicó que los estadounidenses se oponían a los matrimonios gay en un margen de 68 % a 27 %. El martes pasado, y por segundo año consecutivo, un 50 % ahora los favorece, contra un 48 % que sigue oponiéndose.

Un aspecto clave de esa encuesta es que, entre los independientes, el apoyo ahora es de 57 % contra 40 %, lo que debería ayudar a Obama en las urnas el próximo 6 de noviembre.