El FBI revelará historial delictivo

Convenio se centra en salvadoreños con antecedentes penales al ser deportados

SAN SALVADOR, El Salvador (EFE).- El FBI revelará a las autoridades de El Salvador los antecedentes penales de los salvadoreños que sean deportados de Estados Unidos, especialmente pandilleros, informó ayer la Policía del país centroamericano.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Francisco Salinas, y la jefa de la oficina de Crímenes Violentos de lo Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, Jayne Challman, firmaron el correspondiente convenio el miércoles en San Salvador.

“A través de este acuerdo, las autoridades salvadoreñas podrán tener mayor información sobre los antecedentes delictivos de todas aquellas personas que lleguen al territorio en calidad de deportados de Estados Unidos”, explicó la Policía en un comunicado.

Indicó que el propósito del convenio es “generar estrategias conjuntas de prevención de delitos y fortalecer las que actualmente existen, con énfasis en las áreas donde haya mayor presencia de salvadoreños deportados y que posean antecedentes delictivos, y que, además, hayan pertenecido a pandillas”.

En los casos de pandilleros, añadió, la Policía “canalizará toda la información a través del Centro Antipandillas Trasnacional (CAT)”, que funciona en San Salvador, “cuyos investigadores serán los encargados de darle el tratamiento a la información recabada”.

Las pandillas tienen sus orígenes en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, donde en los años 1980 jóvenes centroamericanos se agruparon para defenderse de otros grupos raciales, y su llegada a la región se atribuye a las masivas deportaciones desde Estados Unidos.

Desde mediados de marzo pasado, las dos principales pandillas que operan en El Salvador, la Mara Salvatrucha (MS) y la Mara 18 (M-18) mantienen una “tregua” cuyo logro se atribuye el obispo castrense, Fabio Colindres, para disminuir los asesinatos en el país.

El Gobierno salvadoreño ha rechazado acusaciones de que en realidad negoció con las pandillas, aunque reconoce que ha “facilitado” las gestiones de Colindres, y sostiene que el promedio diario de homicidios ha bajado de 14 a cinco gracias a esa “tregua”.

Las autoridades calculan que en El Salvador hay unos 64 mil pandilleros.

Estados Unidos deportó en 2010 a cerca de 29 mil salvadoreños y a unos 26 mil en 2011, muchos de ellos con antecedentes penales, según reportes oficiales.

Según cálculos oficiales, en los Estados Unidos viven alrededor de 2.5 millones de salvadoreños.