Madres de atletas a Londres

NUEVA YORK – Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, la empresa Proctor & Gamble se preguntó ¿cómo agradecer a las mamás de los atletas que representarán a Estados Unidos en las Olimpiadas de Londres?

La respuesta no se hizo esperar. El Comité Olímpico de Estados Unidos, conocedor de los dilemas que enfrentan las familias para ver a sus hijos competir en la justa, sugirió que les ayude con los gastos de traslado a la capital británica.

“Nos dijeron ‘ayúdenles a llegar a Londres para ver competir a sus hijos'”, indicó Jodi Allen, ejecutiva de P&G, “Tras años de sacrificarse para ayudar a que sus hijos hagan realidad sus sueños, muchas de esas madres luchan para lograr los recursos económicos a fin de ver concretar los sueños de sus hijos”, agregó.

Cientos de deportistas estarán representando a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Londres este verano. Un manojo de ellos estuvo esta semana en la ‘Gran Manzana’ para recibir una buena noticia.

Con la presencia de varios de ellos y sus madres, P&G anunció el martes que -a través de su campaña titulada “Gracias Mamá”- entregará $1,000 a 800 mamás de atletas estadounidenses para que se ayuden a costear el viaje a Londres, que acogerá los juegos desde el 27 de julio hasta el 12 de agosto próximos.

En ese grupo que vino a Nueva York estaban dos atletas hispanas: Diana López, ganadora del bronce en los Juegos de Beijing, y Sarah Elizabeth Robles, quien irá a su primera justa olímpica.

Sarah considera que ella ha llegado hasta este nivel gracias al constante empuje de su madre.

“Ve a la escuela, ve a las prácticas, continúa yendo, sigue trabajando”, recordó la atleta que le decía su mamá. Y con ello vino el trabajo constante.

Su madre, Joy, en cambio da todo el crédito a su hija de 23 años.

“Ella siempre ha tomado sus propias decisiones. Yo la he visto rechazar una beca completa de (la Universidad de) Alabama, y luego otra beca completa de atletismo de la Arizona State (University) porque prefirió el levantamiento de pesas y que bueno que dio resultados”, dijo Joy Robles, arrancando la risa de los presentes.

“Ella es inteligente, sé lo que ella está haciendo”, agregó la mamá.

“Estoy emocionada de que mi mamá vaya”, dijo sobre el viaje de su progenitora a Londres. Dijo que al no disponer de suficiente dinero, ella sugirió que harían cualquier cosa a fin de recaudar los fondos necesarios para tenerla en la capital inglesa.

“Ahora que se ha presentado esta oportunidad estamos tan agradecidas porque, como la mayoría de los atletas que están aquí, tenemos problemas (económicos), vivimos día a día, y ahora es como mágico poder ir a Londres”, dijo.

“Mi mamá siempre ha estado dispuesta a dar mucho para hacer feliz a todo el mundo, más de lo que tiene. Pienso que su deseo de cuidar de todos, la hace bien fuerte”, destacó Sarah Robles, de raíces mexicanas por parte de su padre.

Diana López, a su vez, hizo historia antes de que iniciaran siquiera las Olimpiadas del 2008 al ser parte del primer trío de hermanos que competían en los Juegos Olímpicos desde 1904. Al final, los tres se colgaron las preseas en diversas categorías de taekwondo.

Diana, la última de cuatro hijos de la pareja formada por Julio y Ondina López, que vinieron a Nueva York desde su natal Nicaragua, ganó el bronce. Los Juegos de Beijing, fue un éxito para la familia completa, puesto que su hermano mayor, Jean, fue su entrenador.

Diana dijo que asume la práctica del taekwondo, día a día, “teniendo en mente la meta de ser parte del equipo olímpico”. Ahora buscará superar lo logrado en Beijing, hace cuatro años.

nube.urgiles@eldiariony.com