Sicario ‘sabía demasiado’

NUEVA YORK – La hispana acusada de mandar a a matar a su marido para quedarse con la herencia tramó -en complicidad con su hermano- un plan para hacer desaparecer al sicario que contrató, según reveló ayer un testigo.

Cristóbal Véliz, 58, y su hermana Narcy Novack, 55, están acusados de haber orquestado un plan para asesinar a Ben Novack -esposo de esta última- y a su suegra, Bernice Novack, en dos hechos que ocurrieron separadamente en abril y julio de 2009.

Juan Carlos Castillo, declaró ayer en la corte federal de White Plains que, a finales de 2009, sirvió de enlace para realizar una llamada en la que escuchó cómo Cristóbal Véliz le manifestó a Melvin Medrano, su deseo de hacer “desaparecer a Alejandro García”, que es el asesino confeso.

Medrano -que aparentemente condujo a García hasta la residencia de Bernice Novack el día del asesinato- estuvo de acuerdo con el pedido de Véliz, según testificó Castillo. El testigo aclaró que Véliz sólo manifestó su deseo de querer desaparecer a García, reiterando que suponía que se refería a “eliminarlo”, pero no escuchó más detalles al respecto y se retiró de la línea.