Sobre diabetes gestacional

La diabetes gestacional la puede desarrollar cualquier mujer embarazada aunque no haya tenido diabetes anteriormente. Además, es más común en las mujeres Hispanas. La buena noticia es que si se desarrolla, se puede tratar y frecuentemente desaparece después del nacimiento del bebé. Usted tiene mayor riesgo de desarrollarla si:

Pesa más del 20% de su peso normal antes de iniciar el embarazo.

Tiene antecedentes de diabetes en su familia.

Ha sido diagnosticada con diabetes gestacional en embarazos anteriores.

Ha dado nacimiento a bebés con más de nueve libras en partos anteriores.

Si ha perdido un bebé sin causas determinadas.

Tiene más de 25 años de edad.

Sufre de presión alta.

Usualmente la diabetes gestacional no presenta síntomas. Sin embargo, algunas mujeres pueden experimentar visión borrosa, fatiga, aumento de la sed, aumento de la sensación de orinar, nausea y vomito, e infecciones en la vejiga, vagina y piel.

Si no se trata a tiempo, usted y su bebé pueden desarrollar complicaciones. Estas incluyen niveles anormales de azúcar en la sangre después del parto, dificultad para respirar y nacimiento del bebé con sobrepeso. Además están en alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 durante sus vidas.

Existen maneras para cuidarse, mantenerse sana, y prevenir la diabetes gestacional:

Mantenga un peso saludable antes de quedar embarazada.

Reciba cuidado prenatal temprano en su embarazo.

Evite aumentar mucho de peso durante el embarazo.

Coma una dieta saludable y haga ejercicios moderadamente durante el embarazo.

Para más información y recursos llame a La Línea Nacional Prenatal Hispana al 1-800-504-7081.