La vista gorda

Los que creyeron por un momento que el Grupo Pachuca iba a vender al León si lograba el ascenso a Primera División deben ser aquellos mismos que todavía creen que la luna es de queso y que Santa Claus desciende por las chimeneas para dejar regalos debajo de los arbolitos de Navidad en Noche Buena.

Si hay algo que les gusta a los directivos del balompié azteca es el poder absoluto y si eso significa adueñarse de varios equipos para lograrlo no dudarán en ningún momento para apoderarse de cuantas franquicias puedan, especialmente porque a la Federación Mexicana de Futbol le importa la mitad de un cacahuate el reglamento de FIFA sobre la multipropiedad.

Pero cabe señalar que ese reglamento no tiene ningún peso, o en pocas palabras no importa. El presidente de FIFA Sepp Blatter se hizo de la vista gorda con el Grupo Televisa, que por años fue dueño de tres equipos (América, San Luis y Necaxa). Televisa ya vendió al Necaxa y San Luis, lo que fue un buen paso para erradicar la multipropiedad, pero con el ascenso del León a Primera el Grupo Pachuca retrasó una vez más el avance.

La FMF ya dijo que no importa que los Esmeraldas y Tuzos sean del Grupo Pachuca porque son empresas totalmente diferentes. Esa me la tienen que explicar porque si no estoy equivocado el dueño del León es Jesús Martínez Murguía, hijo del presidente y dueño los Tuzos del Pachuca, Jesús Martínez, y ambos son parte del Grupo Pachuca. ¿Cómo es que no son parte de la misma empresa?

No entiendo, ¿O será que está igual de claro que el agua que sí son del mismo grupo propietario y simplemente la FMF quiere que nos hagamos todos de la vista gorda como ellos?

¿Entonces me quieren decir que al momento de votar sobre un tema en la mesa directiva de la FMF el hijo de Jesús Martínez va a ir en contra de los intereses de su padre?

No señores, a mí mejor cuéntenme una de vaqueros, no me gustan mucho los cuentos de fantasía. ¿Además, creen que Televisa se va a quedar con los brazos cruzados?