Zona de Juego: Ahora lo ves… ahora no lo ves…

Seguramente alguna vez llegaste a tener un televisor que necesitaba sus golpecitos para captar o recuperar la señal transmisora.

Era frecuente que los aparatos electrónicos de décadas anteriores requerían un “tap-tap” en el costado para recapturar la imagen.

De repente, cuando estabas viendo un partido de futbol, la imagen del monitor se descomponía y entonces se sabía que era tiempo de darle unas palmaditas al aparato para que regresara la señal.

Un simple “tap-tap”, y el problema se solucionaba.

Ahora la cosa no es tan sencilla.

Aquellos aficionados que quieran ver partidos de la Liga mexicana de futbol, están condenados a sufrir.

Univisión, en un movimiento que personalmente considero un grave error, ha migrado la mayoría de los partidos del balompié azteca a su nuevo canal: Univisión Deportes.

El asunto es que ese canal no está disponible en ninguna compañía proveedora de cable y sólo se puede ver si el aficionado compra el servicio a través de una empresa de televisión satelital.

Con este movimiento, Univisión está quitándole a los aficionados el pasatiempo que por décadas ha sido un ritual sagrado: ver partidos de futbol sin mayor problema que encender el televisor.

El negocio es redondo para Univisión, pero en su afán de hacer engordar sus arcas, la televisora sacrificó lo más importante que tiene: sus televidentes.

Pocos, muy pocos son los que tienen servicio de satélite para ver televisión.

La decisión de transmitir algunos partidos de la Liguilla y la final del futbol mexicano por Univision Deportes ha creado malestar entre los aficionados.

No se vale que una cadena tan poderosa y que hizo un pingüe negocio vendiendo la exclusividad de su señal a una empresa proveedora de televisión satelital se desentienda de aquellos que la hicieron el imperio que ahora es.

Los aficionados como tú y yo, los que hacemos un esfuerzo extra en nuestro presupuesto para pagar cable y los famosos “paquetes latinos” para ver el futbol mexicano, no nos merecemos que de un plumazo nos quiten el deporte que tanto nos gusta y apasiona.

Nuestras alternativas son Azteca América y Telemundo, un espectro muy reducido en comparación a la oferta de equipos y partidos de los que Univisión tiene los derechos de transmisión.

Los juegos del Mundial 2014 en Brasil serán transmitidos por Univision Deportes, y para verlos habrá que pagar por un sistema satelital.

Con esta medida, Univision está haciendo lo que el sistema de Pago Por Evento hizo con el boxeo: matarlo poco a poco.

Antes de tener que pagar por ver una pelea de campeonato, las contiendas pugilísticas se veían por la televisión abierta, y los boxeadores eran parte de la cultura popular.

El balompié morirá si la tendencia de la cadena Univisión se expande a las otras televisoras.

El futbol pertenece a la afición, a la gente que consume los productos de los patrocinadores, a los que compran las camisetas de sus equipos o selecciones predilectas, el futbol es del pueblo y para el pueblo.

En este caso, lamentablemente, un “tap-tap” ya no es suficiente para solucionar el problema de no poder ver futbol en la tele.