Llegan los pingüinos

Acuario del Pacífico inaugura nueva área de exhibición y protección de pingüinos de la especie Magallanes que vive en Chile y Argentina

Guía de Regalos

Llegan los pingüinos
Nicolás Sandoval, de dos años de edad, jugando en el nuevo Hábitat June Keyes del Acuario del Pacífico.
Foto: Patricia Prieto / La Opinión

Como si entendieran que son la nueva atracción del lugar, ellos se dirigen prestos hacia los visitantes con ojos curiosos y haciendo hasta piruetas para llamar la atención. Algunos hasta golpean el cristal, como diciendo: “¡Hey, aquí estoy yo!”.

Se trata de los nuevos huéspedes que el Acuario del Pacífico de Long Beach tiene ahora en su nuevo Hábitat de Pingüinos June Keyes, inaugurado oficialmente en la mañana del miércoles y abierto al público desde ayer.

En la nueva área del centro destinado a la exhibición y el aprendizaje de la vida marina, encontraron un nuevo hogar Avery, Katie, Roxy, Noodles, Whaterver, Patsy, Shim, Hernry, Floyd, Ludwing, Newsoon y Jeremy, doce aves no voladoras de la especie Magallanes que viven en las zonas costeras templadas y rocosas de Chile y Argentina.

Algunos de estos pájaros bobos -como también se les conoce a los pingüinos-, fueron rescatados en las playas del Brasil, en las cercanías de Río de Janeiro, muy lejos de su hábitat natural.

“Hay 17 especies de pingüinos, y estos [Magallanes] están en peligro de extinción por el cambio climático global y la sobrepesca, que los están dejando sin sardinas y anchoas para comer. Por ello, esta especie se está desplazando a áreas lejanas de su hábitat regular en busca de alimento”, dijo Perry Hampton, vicepresidente del Departamento de Animales del Acuario del Pacífico de Long Beach.

“Los visitantes del acuario podrán de ahora en adelante acercarse al Hábitat de Pingüinos June Keyes y sentir la gran experiencia de ser parte de esta exhibición permanente de estos animales marinos, a la vez que aprende sobre la necesidad de actuar para que no desaparezcan del planeta y las nuevas generaciones los conozcan en su hábitat autóctona y no en los acuarios”, agregó el doctor Jerry Schubel, presidente del concurrido acuario.

Llegan los pingüinos a LA

Para la exhibición educativa -y de concienciación-, el acuario construyó al lado de su zona de exposición de rayas (en el segundo piso, al aire libre) una pequeña réplica de la costa rocosa donde los pingüinos Magallanes viven. A poco tiempo de ocupar su nueva residencia, los pingüinos empezaron a reproducirse y una de las parejas tiene ya un pingüinito -que nació hace una semana y media, y todavía no tiene nombre – e incuba su segundo huevo.

En el Hábitat June Keyes, además de apreciar a las curiosas aves, las familias pueden aprender sobre las 17 especies existentes de pingüinos. Allí se encuentra un mapa del continente americano que señala las costas de los países del extremo sur de Sur América, donde viven los Magallanes. También hay un área de anidamiento que se parece a las madrigueras donde estas aves ponen sus huevos en su hábitat autóctono.

En la nueva zona, los niños y adultos pueden interactuar con pantallas digitales que tienen filmaciones que hablan sobre la vida de estos animales. Asimismo, pueden apreciar tres hermosas esculturas que muestran al pingüino azul, el más pequeño de todas las especies con tan solo un pie y medio de estatura; al Magallanes, con un tamaño de dos a dos pies y medio y al Emperador, que alcanza un tamaño de hasta cuatro pies de altura y un peso de 44 a 49 libras.

El programa educativo incluye también la proyección -en el Teatro de la Vida Marina- de dos películas sobre la vida de estos pájaros bobos en su hábitat natural. Las cintas se presentan a diario y está n incluidas en el costo de admisión al lugar.

La nueva área educativa ofrecerá a partir del dos de junio -los jueves y viernes de cada semana-, el programa Encuentro con los animales, donde las familias, por un costo adicional a la entrada, podrán hacer una reservación para ver cómo se alimentan y cuidan los pingüinos.