Los Angelinos sacan a coach de bateo

Guía de Regalos

Los Angelinos sacan a coach de bateo
Mickey Hatcher.
Foto: ap

NUEVA YORK/AP – Lo de siempre. Cuando un equipo de béisbol cae en una profunda espiral negativa, el individuo con funciones de coach es quien paga los platos rotos.

Y en el monumental fiasco que ha sido hasta ahora la edición 2012 de los Angelinos de Los Angeles, con Albert Pujols como líder, la víctima fue el coach de bateo, Mickey Hatcher.

El señor Hatcher había estado en el puesto durante más de 12 temporadas, como parte del grupo original de colaboradores del piloto Mike Scioscia.

Con Hatcher, los Angelinos fijaron en 2009 récords de la franquicia en prácticamente todos los renglones ofensivos posibles, desde promedio colectivo, carreras, hits y jonrones hasta producción de carreras con hombres en posición de anotar. Se ganó el campeonato de la Serie Mundial en 2002, el único en la historia de la franquicia, y clasificarse a la postemporada fue habitual.

Este año, sin embargo, los Angelinos llevaban 141 carreras anotadas al comenzar la jornada del jueves para situarse en el puesto 22 entre 30 equipos en las mayores. También acumulaban ocho derrotas por la vía del blanqueo, una cifra sin precedentes tras un tránsito de apenas mes y medio de la campaña. El porcentaje colectivo de embasado de .304 sólo superaba a otros cuatro conjuntos.

A la cabeza del apagón ofensivo se encuentra el dominicano Pujols, el hombre con tres premios al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, el mejor pelotero de su generación, el que optó por irse de San Luis para firmar un contrato de 240 millones de dólares y 10 años.

También están los flojos números de Erick Aybar, bateando por debajo de .200 tras renovar su contrato por cuatro años. Torii Hunter (.256) y Vernon Wells (.244) tampoco han colaborado.

Con marca de 17-21, y siete juegos atrás de los líderes de su división Rangers de Texas, el gerente general Jerry Dipoto no tuvo otro remedio que tomar medidas drásticas y el despido de Hatcher se hizo inevitable.